Luis Gnecco, orgulloso en Cannes: "Hacer una biografía tradicional de Neruda habría sido un aburrimiento"

por © Carolina G.Guerrero (Cannes)-NOTICINE.com
Luis Gnecco
Popular primero como actor cómico en televisión y cine, el chileno Luis Gnecco está superando fronteras en los últimos años, tanto con la teleserie "Narcos" como por su presencia en el drama basado en hechos reales "El bosque de Karadima", y ahora interpretando nada menos que a Pablo Neruda en la cinta de su compatriota Pablo Larraín (quien ya le dio un papel menor en "No") sobre la huída del poeta comunista de su país a finales de los años 40. "Neruda", que se presentó con éxito en la Quincena de los Realizadores de Cannes, nos da la oportunidad de hablar en exclusiva con el intérprete nacido en Santiago hace 53 años.

- Debe ser toda una responsabilidad interpretar a un mito de la Cultura chilena. ¿Le dio miedo en algún momento?
Debo decir que sí. Antes de hacer el personaje hubo mucha deliberación, y había otros candidatos. Cuando me enteré que iba a ser yo me puse muy nervioso. Es un desafío interpretar a Neruda, por lo que significa en Chile. Es un personaje contradictorio, un gran político, comprometido con la causa del pueblo, comunista; pero, a la vez, un gran vividor y un gran amante. Un personaje contradictorio y no siempre bienvenido en algunos círculos más conservadores. Un gran artista, del cual es difícil dar cuenta. Empecé a leer biografías y conversar con gente tratando de dar cuenta de la totalidad de la vida de este señor, y me di cuenta de que por ahí no iba el camino. Que podía pasarme la vida entera leyendo biografías y que eso no iba a hacer que me actuación fuese mejor o peor. Lo que hice fue ir a los libros, a la obra de Neruda. Su obra pasó por muchas épocas y por muchos estilos: está el Neruda romántico, el político y comprometido. En su obra está todo: su lujuria, su debilidad, sus miedos pero -sobre todo- su fortaleza. Con ese material llegué a trabajar y, ya en el set, Pablo Larraín, el director, me dijo que eso no servía de nada porque íbamos a hacer otra cosa. Afortunadamente fue así. Hacer una biografía común y tradicional de Neruda habría sido un aburrimiento. Lo que hicimos fue deconstruir a Neruda, bajarlo del podio. Pero si bajas a alguien del podio le tienes que dar un lugar. Es fácil ir sacando a la gente del podio, y el lugar que le dimos fue el del tipo que cree que puede inventar su destino, inventar su escapatoria, que a través de eso ve su salvación. Yo soy la voz del personaje, pero es un retrato hecho a varias manos, y el Neruda que aparece ahí es un artista que ve la posibilidad de construir su propio mito, y a través de eso su eternidad.

- ¿Y como se sintió al tenerse incluso que desnudar -en el sentido propio- para interpretarlo?
Hay dos escenas donde estoy completamente desnudo y gordo. Porque estar desnudo y mostrando la panza es otra cosa. Yo soy medio exhibicionista, la verdad. De hecho, en el teatro en Chile soy conocido porque he hecho obras donde estoy en bolas y llega el público y me muestro tal cual, y podría estar así largo rato. Honestamente, no tengo problemas con exhibirme, y tampoco tengo problemas con ir al límite de esas escenas. Son incómodas y difíciles de hacer, no son fáciles. Cuando tienes una escena de beso o sexo, que he tenido que hacerlas con hombres, me parece un desafío interesantísimo, aún si eres gay o no, por así decirlo. Como también me parece interesantísimo hacer una escena de sexo con una mujer si eres gay o no. Tocar el cuerpo de otra persona, relacionarte, besarla, es difícil. Tan difícil como mirarla a los ojos con verdad. Siento que los actores tenemos que estar preparados para eso. Es nuestro trabajo y tenemos que hacerlo, y si la escena requiere estar desnudo o haciendo las cosas que salen en esa secuencia, bienvenidas sean, cada vez más. Son escenas que hablan muy bien, para mi gusto, de una parte oculta de Neruda, que no sabemos si existió o no y la suponemos, y hay cierto morbo por ver al poeta en eso. Me encanta hacer esas escenas.

- ¿Cómo se siente en el considerado festival de cine más importante del mundo?
Los festivales no me gustan. No me siento cómodo. Siento que los festivales son para gente que viene a  hacer negocio, a posibilitar que su película tenga distribución y venta. El rol de los actores es agradable, un poco superficial tal vez, en la alfombra roja. No quiero ser presumido, agradezco la invitación, pero soy más íntimo. Gozo mucho cuando terminan las entrevistas y me puedo ir caminando a mi departamento siendo anónimo. Si fuera una mega star no podría hacer eso pero trataría de escaparme igual en mi yate que lo tendría aquí anclado. A mí me gustan esos cines donde hay una puerta al lado del escenario en la que tú terminas y sales por ahí. Puede ser maleducado o desagradecido, pero así soy.

- Tal vez es más relajado si no se va a concurso. "Neruda" se presentó en la Quincena de los Realizadores, pero para muchos merecía haber competido por la Palma de Oro...
La Quincena y la competencia oficial son dos cosas distintas. De hecho, la Quincena nació como rebelión en contra de la competencia oficial. Esa es la historia. Siento que Pablo Larraín está más cómodo en la Quincena. Por supuesto, había sido un gran evento haber estado en la competencia oficial. Creo que pocas películas latinoamericanas lo han hecho. Pero también la competencia oficial es más de alfombra roja y mostrarse. Muchas veces hay películas que no son tan interesantes y están en la competencia oficial solamente por el nombre de sus directores o productores. La Quincena me parece un lugar donde las películas son muy bien recibidas, con mucho cariño, donde hay una discusión cálida, cariñosa, intelectual y profunda respecto a la película, y me parece un lugar donde te puedes ver muy bien. Donde si te va bien, como es nuestro caso, tener una divulgación tan buena como la que tendrías en la competencia oficial, y tener la posibilidad de ventas, concretar otras cosas como se podría hacer en la competencia oficial. Honestamente, sabía que no iba a desfilar por la alfombra roja y es mejor así, yendo con chaqueta al estreno. Me siento mucho más cómodo.

- Tras "Narcos" y ahora "Neruda", ¿le van a salir nuevos proyectos dentro pero también fuera de Chile?
Tengo un par de proyectos en carpeta. Hay una muy interesante con un director iraní en la que participé, que puede que llegue a un buen festival a comienzos del año que viene. También trabajo mucho en mi país. En general, hago más cosas cómicas que, honestamente, me gustan. Estoy entretenido. Me gusta hacer drama y cosas serias cuando los proyectos son buenos. En televisión, especialmente en Chile, la televisión en general es superficial, salvo que hagas una película o serie para televisión muy bien hecha. Siempre estoy trabajando. Ahora, estoy haciendo una serie cómica que saldrá en Chile en junio y se llama "Papá mono", que es una expresión latina que significa "yo soy el campeón". Sí, estoy lleno de proyectos siempre, afortunadamente.


Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios