San Sebastián presentó otro cartel sin alma para su edición 65

por © Carolina G. Guerrero (S.Sebastián)-NOTICINE.com
Cartel oficial del 65 Zinemaldia
El Patio del Centro Internacional de Cultura Contemporánea donostiarra Tabakalera ha sido el marco este viernes de la presentación del cartel y próxima imagen de la que se sera la 65 edición del Festival internacional de cine de San Sebastián, que se celebrará del 22 al 30 del próximo septiembre. El afiche que se ha alzado como ganador de las ocho propuestas participantes de este año, es el presentado por el estudio donostiarra Husmee.

Estas propuestas de ocho estudios gráficos han sido invitadas y seleccionadas por el festival para diseñar la imagen del próximo Zinemaldia.

El resto de los carteles que conforman las distintas secciones del certamen internacional de cine, y que se eligen por votos en el concurso anual de carteles, en una criba de las que han sido elegidas diez propuestas de las que ha votado el publico, y otras diez que ha votado el equipo del festival.

No sabemos muy bien, y año tras año nos cuestionamos la misma pregunta, el motivo de ese concurso, o mejor dicho de la votación popular, ya que finalmente es el festival el que decide quien gana, a parte de que votar requiere un tiempo, un criterio, y quizás una ilusión, y sobre todo pensamos que aquellos autores que presentan su cartel invirtiendo trabajo y expectativas en su obra, se queden a las puertas por que el que decide no es la mayoría, si no al contrario un comité interno del festival que tiene al parecer unos gustos muy marcados, de un vanguardismo que en la mayoría de las ocasiones no refleja el gusto popular y sobre todo cinéfilo.

Pero volviendo al cartel que sera imagen del próximo festival, y dejando de lado la literatura que siempre lo acompaña, diremos que sigue sin tener un sello personal que lo distinga.

Por supuesto que las comparaciones son odiosas, pero igualmente inevitables, Berlín opto por unas lineas modernas y en muchas ocasiones por mostrar su estandarte , su "Teddy" el oso de la Berlinale en múltiples facetas y situaciones, claramente es su fetiche, y lo caracteriza.

Cannes por su parte desprende clase y glamour en sus esperadisimos carteles que rinden homenaje a actores y cineastas, y que los definen como los mas elegantes y clásicos, Venecia se arriesga más, a veces con grandes aciertos y otras con intentos menos espectaculares. Pero San Sebastián de un tiempo a esta parte a optado por un cartel plano, austero, espartano y que no trasmite. Carteles que se basan la mayoría de las veces en regocijarse en el numero de la edición o el grafismo simple de las letras que lo componen.

En esta ocasión el festival comenta que el cartel que nos ocupa esta formado por una retícula de 24 fotogramas que cuenta la historia del numero 65, una explicación que la verdad sigue sin aportar originalidad, y que se queda corta para presentar un festival internacional, pero sobre todo una propuesta carente de alma, y que para la mayoría de los mortales no transmite ese lado cinefilo que muchos esperan aunque nos cuenten que esta lleno de ritmo y movimiento.

No podemos por menos que echar la vista atrás, y recordar afiches como el de la 47 edición donde Audrey Hepburn bajaba esplendida por una alfombra roja escalonada, y todos aquellos con los que nos deleitaban Art&Maña o Neverland,y en los que el cine estaba presente, luciendo con toda su magia, y sobre todo con alma, fotografías y grafismos con una historia detrás, una historia como las que nos cuentan las películas, y que incitan al espectador a ir a verlas y a sentirlas, carteles de esos que te dan ganas de comprar para recordarlos... Mucho nos tememos que este año no pasará.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

  

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios