Hablamos con Joshua Gil sobre su opera prima, "La maldad", estrenada en la Berlinale

por © Jon Apaolaza (Berlín)-NOTICINE.com
Joshua Gil
El cineasta mexicano Joshua Gil, formado en Barcelona, ha presentado como estreno mundial en el marco de la sección Forum de la 65 Berlinale su opera prima, "La maldad", un docudrama basado en la historia de Rafael, un hombre que quiso hacer una película sobre su vida y acabó falleciendo antes de ver la cinta de Gil terminada. Hablamos en exclusiva con el realizador, cuya cinta era días pasados calificada por Hollywood Reporter como "prometedora y enigmática" en este debut europeo.

- ¿Podría decirnos qué le impulso a hacer "la maldad"?

Se trata de una película que iniciamos en 2012 y hasta ahora no la tuvimos terminada, y cuenta la historia, basada en hechos reales, de un hombre que busca realizar su sueño, a costa de lo que sea, en la Ciudad de México y en México en general. Digamos que la película es una docuficción, toma elementos de la realidad y toma elementos de la ficción para valerse, para contar esta historia.

- ¿Le pareció curioso que el personaje principal quisiera narrar su historia en forma de película y no por ejemplo de libro?
Exacto. El protagonista, que se llama Rafael, y que desafortunadamente falleció unos meses después de terminar la producción de la película y no pudo verla terminada, era una persona que se autoconsideraba un artista, un poeta, un escritor, un literato. La verdad es que él no tuvo la oportunidad de estudiar de una forma formal, pero bueno, él tenía un acercamiento constante, por emociones, a las artes. Lo que él hace es, partir de un suceso que cambia su vida, que es la separación con su esposa, utiliza toda esa energía de dolor y sufrimiento para escribir un guión, en el cual asegura él, cuenta la historia del por qué de la separación con su pareja, y finalmente cuando yo conozco a esta persona y su historia, detona el hecho de querer hacer y narrar "La maldad".

- ¿Por qué ese título?
"La maldad" es una evocación a muchas cosas. En este momento México, como país está viviendo una época muy difícil y muy complicada. México es como esa olla donde se cocina la historia, y yo quería expresar el sentir, el sufrimiento, y el pesar de muchos mexicanos que estamos viendo hoy en día, cómo el país convulsiona. Los personajes son parte importante de esta convulsión, son parte y testigos de cómo el país está actualmente sufriendo por la injusticia política que tenemos todo el tiempo, por la desigualdad social, por la corrupción y por la violencia tan tremenda que se ejerce todos los días. "La maldad" es justamente una evocación hacia una emoción, desde el plano personal de los actores, hasta la situación que se vive en general en México.

- ¿Qué fue lo más complicado para usted de todo el proceso?
Yo creo que lo más complicado en este caso, fue trabajar con Rafael, que era ya un anciano de 83 años, y tenía una enfermedad terminal cuando empezó a hacer la película. Ya lo habían desahuciado, incluso ya sabían que tarde o temprano iba a fallecer, y además, desafortunadamente había perdido el oído, no podía escuchar nada, entonces todos los procesos que tuvimos de dirección, fueron a través de la escritura, escribía yo las instrucciones que quería que hiciera, y él las leía, interpretaba a su parecer, y hacía la acción. Había que estar siempre preparados con la cámara y los micrófonos, ya que sus desplazamientos muchas veces eran un tanto fortuitos, él tenía sus propios espacios y la cámara tenía que estar lista para captarlos.

- ¿En todo este proceso, se le ha pasado por la cabeza que a usted también le gustaría hacer una película como testamento vital?
(Se ríe) Bueno, hay un cierto paralelismo entre la historia de Rafael y la historia de Joshua, el director, los dos queremos al mismo tiempo hacer una película y creo que nos ayudamos de alguna u otra manera, además yo tenía la sensación de que él sentía la ansiedad de hacer algo urgente hacia los último días de su vida, que tenía urgentemente que contar la historia que él había escrito y había preparado, y esa urgencia y mi urgencia, a fin de cuentas se suman, para hacer realidad "La maldad". Hay un aspecto emotivo y urgente también, con el tema de la muerte, la muerte en México, y sobre todo en las personas de edad avanzada; y esa inseguridad y sufrimiento que muchos padecen por no saber qué va a pasar a la hora de los últimos días; y las personas que están solas, que no saben cómo van a pagar su sepulcro, que no tienen este recurso y morir implica un gasto, y finalmente es algo que se sabe que va a suceder tarde o temprano. Entonces, el tema de tomar mis personajes en esta edad avanzada, tiene mucho que ver con retratar esa emoción, esa incertidumbre y ansiedad por no saber  lo que va a suceder.

- ¿Cómo está siendo la acogida de la película acá en Berlín?
Primeramente, estamos muy contentos de estar aquí en el festival, ha sido una experiencia maravillosa, en todos los aspectos, la película ha tenido a día de hoy, tres exposiciones, esta noche también se hará una cuarta. La primera fue una función especial para prensa, con al rededor de cincuenta medios. Las dos siguientes tuvieron la sala completa, y los comentarios que me han hecho llegar sobre la película directamente por parte del público, han sido preguntas que, a mi en particular, me han encantado, me han parecido preguntas muy inteligentes, muy concretas, muy específicas con respecto a la historia, a los actores, a la manufactura pero sin ser preguntas muy técnicas, sobre formato o cosas así, han sido preguntas que van enfocadas más hacia la realización, y hacia el carácter humano o político de la película y de los actores. Entonces, han sido preguntas que me han gustado mucho, muy buenos comentarios hasta el momento, la prensa también ha escrito muchas notas que nos han hecho llegar, y en general creo que es una ventana muy grande Berlín, para dar a conocer una película.

- ¿Cree que siendo una película tan mexicana puede tocar la fibra sensible aquí en Europa?
Espero que así sea. Muchas personas se quedan sorprendidas por el final de la película, es un final abrupto, un final que sonoramente es muy imponente, y tiene que ver mucho con lo que está pasando en México hoy en día, con la violencia, con lo agresivo y lo inesperado de la situación. Creo que sin duda el europeo tiene una concepción de México, la mayoría de las personas de origen europeo que me han preguntado sobre la película, están sorprendidas por lo que están viendo en la pantalla, por este México inesperado y muy salvaje, pero al mismo tiempo, son muy sensibles a lo que está sucediendo y muy receptivos. En general me gustaría muchísimo que esta participación europea se haga escuchar en México, de lo que se opina aquí de la película, porque ya en México seguramente tendrán una opinión muy relevante también.

- ¿Qué carrera le espera a la película en México?
Tenemos la fortuna de estrenar a fin de mes, también vamos a hacer un estreno dentro del festival de cine de la Universidad Autónoma de México, el FICUNAM, en lo que será su primera proyección en México. Tengo muchas expectativas por saber lo que el público mexicano opina de la película, sobre todo en el contexto en el que estamos, y sobre todo por el carácter o el tono político que puede llegar a tocar la película; creo que hay mucho que decir, y los mexicanos tienen mucho que decir sobre ella.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios