Todd Haynes, Cate Blanchett y Rooney Mara, aclamados en Cannes por "Carol"

por © Carolina G.Guerrero (Cannes)-NOTICINE.com
Mara, Haynes y Blanchett


La primera gran favorita incontestable de Cannes 2015 ya está aquí: Se llama "Carol" y es la adaptación de Todd Haynes de la novela de Patricia Highsmith, primero publicada en los años 50, con pseudónimo, bajo el título de "El precio de la sal". Este melodrama sobre un amor lésbico imposible, protagonizado por Cate Blanchett y Rooney Mara, ha seducido a la crítica y los profesionales presentes en el certamen más importante del año, que este domingo presentó en la misma competencia la primera realización francesa (coproducciones ha habido varias ya), "Mon roi", de Maïwenn, que no generó tanto entusiasmo pero se dejó ver.

La gestación de "Carol" se inició hace más de tres años, y no partió del propio Haynes, aunque sin ninguna dificultad, el autor de "Lejos del cielo / Far from Heaven", la ha hecho suya para triunfar ahora. Y eso que el guión no es suyo, sino de la escritora lesbiana Phyllis Nagy, primera en recibir el encargo de adaptar un texto con su propia apasionante historia. La obra original, que no apareció con la firma de su autora original hasta los años 80 del pasado siglo, y vendió más de un millón de ejemplares, sin estar desprovista de suspense, no es a diferencia de las más conocidas novelas de Highsmith, un caso criminal. Trata sobre la relación, en Nueva York, durante los primeros años 50, de dos mujeres: La veinteañera Therese, una joven escenógrafa que trabaja accidentalmente como vendedora, y la madura Carol, una elegante y sofisticada mujer, aburrida de un matrimonio por dinero. Ambas se conocen cuando la segunda entra a comprar una muñeca para su hija en la tienda donde atiende la primera.

Se publicó en 1953 con el pseudónimo de Claire Morgan, como "El precio de la sal" y fue en su época la primera novela de temática homosexual que no terminaba trágicamente, sino todo lo contrario. Tuvieron que pasar más de 40 años para que Highsmith asumiera su autoría y se reeditara como "Carol", con un prólogo donde la escritora explicaba las razones por las que hubo de usar un pseudónimo y su satisfacción porque hubiera ayudado a otras lesbianas como ella.

Cuando la escribió, Highsmith tenía veintisiete años y estaba disfrutando del éxito de su debut, "Extraños en un tren", cuya primera versión en cine dirigió Alfred Hitchcock. La historia que contaba en realidad tenía bastante de autobiográfica.  Ella misma estuvo trabajando durante una temporada en la sección de juguetes de unos grandes almacenes. Un día, una elegante mujer rubia envuelta en visones, entró a comprar una muñeca, dio un nombre y una dirección para que se la enviaran y se marchó. Patricia Highsmith se fue a casa y escribió "de un tirón" el argumento completo de "Carol", con ese mismo arranque, aunque el resto fue fruto de su imaginación.

A la hora de convertir esa historia en imágenes, Haynes ha contado con la magnética complicidad de sus dos protagonistas, Cate Blanchett y Rooney Mara. La primera está a bordo del proyecto desde 2012, pero Mara llegó un año después, justo antes que Todd Haynes. La primera Therese iba a ser originalmente interpretada por Mia Wasikowska, pero los cambios en el plan de producción, que incluyeron la salida del primer director previsto, John Crowley ("Intermission"), provocaron el cambio.

Pero lo importante es el resultado final, brillante, emotivo y hermoso resultado, aplaudido a rabiar este sábado y domingo en los diversos pases del film. Haynes, también gay, aporta su personal complicidad a la temática que retrata. Su capacidad de recrear y mejorar la paleta de colores del melodrama clásico, estilo Douglas Sirk, ya fue sobredamente probada en "Lejos del cielo / Far from Heaven", y aquí simplemente de supera a sí mismo, en lo que es posiblemente su película más redonda, y quizás su primera Palma de Oro... e incluso su primer Oscar.

La otra cinta del día, "Mon roi" (Mi rey) de la directora que firma sólo con su nombre de pila, Maïwenn (su apellido es Le Besco) ha generado una bastante mayor diversidad de opiniones, frente al casi unánime entusiasmo de "Carol". Se trata de otro drama sentimental, el cuarto film de la también actriz francesa que fue en su día musa de Luc Besson. En él nos cuenta la reconstrucción física y sentimental de una mujer Tony, interpretada por su actriz fetiche -y también realizadora- Emmanuelle Bercot (suya fue la cinta inaugural fuera de concurso, "La tête haute"), tras sufrir un grave accidente de ski.

Lo mejor de la cinta, fabricada en base a los recuerdos de la convaleciente sobre la relación con el hombre que considera "de su vida", son precisamente los trabajos de Bercot y el polifacético Vincent Cassel, en una narración que no brilla por su originalidad.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios