Hablamos con Santiago Mitre y Dolores Fonzi sobre "Paulina / La Patota" en Cannes

por © Daniela Creamer (Cannes)-NOTICINE.com
Dolores Fonzi y Santiago Mitre
"Paulina / La Patota" unica película de Argentina en Cannes, exhibida en la Semana de la Crítica, y dirigida por el cineasta de ese país Santiago Mitre, dio pie a la reflexión sobre el drama de la violación. La protagonista, Dolores Fonzi (ex companera del actor mexicano Gael Garcia Bernal) también argentina, interpreta a una joven de 28 años, con vocación social, que decide abandonar una carrera de abogacía en Buenos Aires para enseñar en una escuela periférica. La joven es agredida con brutalidad por estudiantes y pese a las consecuencias, ella se mantiene férrea a su idealismo social. Satisfechos de la recepción de su cinta, Fonzi y Mitre conceden este dialogo exclusivo con NOTICINE.com.

- Santiago, ¿puede resumirnos qué cuenta en su nueva cinta?
"Paulina" es la historia de una mujer, una abogada joven que decide abandonar su trabajo en la justicia en el poder judicial para volver a su ciudad en donde aún vive su padre, que es un importante juez de la provincia porque quiere hacer trabajo social, rabajar en una zona de alta conflictividad, y al poco tiempo de estar ahí, recibe un ataque brutal que la obliga a replantearse sus convicciones y a intentar sobrevivir. Es una especie de fábula política sobre las convicciones, la justicia y sobre como asumir la política desde  el físico y lo corporal.

- ¿Qué le llevo a elegir "La Patota", de Daniel Tynaire, de 1960, para hacer un remake?
No había visto la original. Cuando lo hice, me di cuenta que había cuestiones muy interesantes que la película planteaba, sobre todo en relación al personaje de Paulina. Me interesó trabajar en ello porque vi que podía construir una especie de fábula política sobre las convicciones y la justicia. Esta fue mi premisa. Mi guionista y yo vimos la original una sola vez y, a partir de allí, reelaboramos la historia. Paulina toma dos decisiones fundamentales: no denunciar a sus agresores y no abortar.

- Dolores, en la película original, no existía el aborto. Era un tema muy fuerte. Era inconcebible que el personaje se planteara abortar. Eran los años 60.¿Cómo se preparó para interpretarlo?
Con la ayuda de una gurú que está muy metida en el tema de la violencia hacia las mujeres. Nos ayudó en la manera de encarar lo que sería una víctima de abuso. Dedicamos mucho tiempo a la lectura, a pensar y reflexionar. Santiago me consiguió películas sobre el tema. Y la clave fue el darme cuenta que más que juzgar u opinar sobre su tragedia, o pelearme con las situaciones, tenía que simplemente actuar. Es una discusión absurda. Es como hablar sobre la soberanía del cuerpo, es una discusión imposible.
S.M.: Cuando se discute sobre el tema, hay que poner en perspectiva eso: la soberanía del cuerpo que tiene una mujer. La película lo muestra de una manera inversa, si se quiere, a lo que se suele hablar. Una mujer tiene que decidir qué hacer con su propio cuerpo. Y eso es un derecho básico, que en Argentina lamentablemente no se cumple.La película muestra que las circunstancias siguen allí y que las convicciones son más necesarias. Seguimos iguales que en los años 60 y hasta peor. La pobreza crece. En Argentina hay el doble de pobres desde entonces y creo que hay cada vez más pobreza en todos los países. Debería haber más equilibrio.
D.F.: Hay algo importante en la historia que es la brecha generacional, y que existe en todo el mundo, no solo en Argentina o Latinoamérica. El personaje del padre representa esa generación que todavía tambalea en su eje. Paulina representa a nuestra generación que aún cree en un cambio posible, real y consciente. Y ese cambio tiene que ver con la no violencia hacia nadie. No es un reflejo de Argentina, sino del mundo entero. A nosotros el cine que nos gusta es este. Hay el cine para entretenerte un rato y hay el cine que te lleva a un debate, a una reflexión y te enfrenta a tus propios miedos.

- Santiago, ¿Esta película es un intento de su productora más allá  del cine de autor o considera que está más o menos en la misma línea de la anterior?
Bueno, es una película que tiene más responsabilidades en términos de producción y económicos, que es uno de los problemas que tiene el cine, el dinero. Es una película que siento que me representa y que representa ideas y cosas que yo quiero seguir haciendo en el cine, desde temática a cuestiones formales, pero tengo que admitir que es un paso hacia delante en un sentido con relación a la película anterior; no sé si adelante pero diferente y con un montón de responsabilidades en termino de público y comercialización que bueno, que son importantes. Siempre obviamente, cuando yo escribo y cundo firmo la película intento olvidarme de eso y hacer lo que quiero hacer y de la mejor manera. Bueno pero ahora que ya está terminada y la estamos mostrando, que tiene su lanzamiento en argentina en poco tiempo, es inevitable no sentir esa responsabilidad, que esta es una película que tiene que hacer espectadores que tiene que recuperar la inversión que hicieron los socios en la película.

- Usted es uno de los socios de la productora Unión de los ríos, junto a otros cineastas que son también directores y guionistas.  Aparte de haber compartido con ellos en los estudios, ¿Qué cree que le diferencia, piensa que tengan un sistema parecido?
La verdad es que me parece que lo que intentamos es que cada uno haga el cine que quiera hacer, y no hay una cuestión de trabajo grupal, sino más como acompañándonos y ayudándonos en el proceso de hacer una película que siempre es arduo y que tiene múltiples manera de abordarse. Somos un grupo de cineasta que nos encolumnamos detrás de las intenciones de un director y creemos en esa idea, bueno, hay un director que marca líneas narrativas, estéticas e ideológicas, y la demás lo que tenemos que hacer es ayudarlo a que pueda desarrollar esas cuestiones.

- ¿Cómo ha percibido aquí en Cannes la acogida de esta película con unos espectadores que son mayormente de la prensa o profesionales?
Por suerte fue muy buena, la verdad que es una película muy dura y compleja y me daba un poco de miedo como iba a ser recibida, bueno hay algo de los temas que producen rechazo, pero las tres funciones del primer día hubo muchos aplausos y me encontré con gente muy interesada y con muchas ganas de hablar de la película. Lo que se publicó de la película fue muy elogioso así que me alegra de que la película de entienda en su complejidad e intenciones. Es como  muy tranquilizador, uno antes de mostrar una película piensa que va a ser mal entendida, te agarra un montón de miedo; por suerte me encontré de que fue bien recibida e interpretada, teniéndola como un material complejo y polémico sobre el que se discute y todo, pero bueno, interesante...

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios