San Sebastián: Balance final de un festival deslucido

por © NOTICINE.com
Javier Cámara y Ricardo Darín (C.G.G.)
Por Carolina G. Guerrero

Rebuscando nostálgica (jamas pensé que llegaría el caso), en el balance del año pasado del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, despedía el articulo diciendo aquello de menos es más... Pero no me refería a menos calidad, ni a menos estrellas..., lo decía, porque el año anterior fue complicado cubrir el festival por la ingente cantidad de cintas presentadas al mismo a concurso. Este año todo ha ido a peor, la selección de las películas de la sección oficial ha sido la mas perjudicada, se salvaban muy pocas de las proyectadas, la ultima cinta de Cesc Gay "Truman", la lenta pero hermosa "Sunsent Song", que no se llevó nada y "El rey de la Habana", que aunque a tenor de muchos es una buena cinta no convenció por su final.

Las películas que este año pugnaban por la Concha, carecían en su mayoría de un mínimo de calidad exigible, que no está garantizada aunque anteriormente estas se proyectaran en el pasado Festival de Toronto, pero ya que es un certamen oficialmente no competitivo (aunque este año debutó un apartado, Platform, que sí lo era) el canadiense, ¿por qué traer de allá cintas tan oscuras?, ¿por qué no arriesgarse a colocar en esa sección competitiva títulos que finalmente gozan de mayor calidad o brillantez?

Prácticamente todo lo que se pudo ver en su  sección oficial era aburrido, pesado gris y deprimente, películas que no tenían para nada el nivel suficiente para participar en un festival de estas características.

Menos mal que que por lo menos, Alex de La Iglesia nos hizo reír, fuera de concurso, con la ligera pero fresca "Mi gran noche", y "Truman", recompensada exclusivamente por sus actores, nos hizo llorar de emoción y admiración.

Se escuchaba en las colas previas a las proyecciones, comentarios de expertos, que este tipo de cine correspondía mas a un certamen tipo Stiges que a San Sebastián.

Otro punto a destacar fue la ausencia de estrellas internacionales , ausencia casi abrumadora, exceptuando a los protagonistas de la extraña cinta "High Rise", o de la Canadiense "Les démons".

Si que volvía a Donostia Benicio del Toro, con Emily Blunt o un casi imperceptible Tim Roth, que vino a presentar en Horizontes Latinos "600 Millas".

Una fiesta del cine de estas características se conforma de estos componentes -buenas películas y figuras de la pantalla- principalmente y esta vez fallaron los dos.

Pero no hay dos sin tres, y no podíamos dejar de lado al premio Donostia de esta edición, un galardón que se otorgó a una buena actriz, eso no cabe duda, pero que ella misma con su sencillez y clase comentaba que le queda mucho que hacer, que casi está comenzando, aunque su trayectoria es extensa, pero solo con dos o tres títulos destacables en su filmografía, sí que choca un poco el perfil de la ganadora de esta edición,,  pues no encaja con lo que el festival hasta ahora tenía por norma.

Lo bueno es que por fin, esta vez si hubo una rueda de prensa dedicada exclusivamente a la galardonada, costumbre que se había perdido en los últimos tiempos en pos de las promociones de las películas que acompañaban a muchos de los premiados. Lo triste es que fue la menos concurrida que se recuerda para esta recompensa (signo evidente del reducido interés por la receptora), asi que los organizadores deberían tomar notas para próximas ediciones, y parece que un punto a tener en cuenta es la popularidad del galardonado, a parte de otros factores que no habría que dejar al margen.

Las mejores cintas se pudieron ver en la sección Horizontes Latinos, que se ha convertido en un Perlas 2, al recoger los mejores títulos latinoamericanos del año presentados en Berlin, Cannes o Venecia, y muchas con galardones. Santiago Mitre con "La patota / Paulina" que ya se trajo del certamen francés el premio de la critica es un buen ejemplo.

"La Novia" y "El desconocido", en Nuevos Directores, fueron otras cintas de secciones paralelas de las pocas que se pudieron disfrutar.

Así pues, de lo poco bueno que nos llevamos de este festival fue el discurso en su gala de clausura a cargo de Edurne Ormazabal y Aitana Sanchez Gijon.

Por desgracia en esa ceremonia en su apartado de entrega de premios hubo algún fallo mas imperdonable, uno de ellos la aparición del vídeo de la ganadora de La Concha de  plata a mejor actriz, antes de que se leyera su nombre, o que se fuera la luz cuando no estaba en el guión dejando la sala oscura por algunos instantes.

Menos mal que el jurado suavizó sus errores y dejó buen sabor de boca al dar ese premio de interpretación femenino a la actriz cubana Yordanka Ariosa, que desde luego mereció esta distinción, lo mismo que  los dos protagonistas de la mejor cinta vista en este certamen "Truman", que se vio recompensada en el trabajo de sus dos maravillosos protagonistas masculinas un acertadísimo y justo premio exequo para  Javier Cámara y Ricardo Darín.

Esperemos que el próximo año, el comité de selección y los organizadores del festival sean más ambiciosos y hábiles, puestos a ser la sucursal europea de Toronto escojan las mejores cintas de ese certamen, y se esfuercen en que el festival vasco esté a la altura de la capital  europea de la Cultura 2016.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios