Imanol Uribe escribe sobre su nuevo rodaje, "Miel de naranjas"

Imanol Uribe
Imanol Uribe
Por Imanol Uribe *

Mi primer encuentro con "Miel de naranjas" se produce en el año 2009, cuando formé parte del jurado del Premio Julio Alejandro de guiones cinematográficos, el más prestigioso de España y Latinoamérica. Fui uno de los más ardorosos defensores del guión, que finalmente se alzó con el máximo galardón, entre más de trescientos cincuenta proyectos.

"Miel de naranjas" me atrajo desde un principio porque trata de una época fascinante para mí: la postguerra española y concretamente los años cincuenta, porque se nota que está inspirada en un suceso real y porque la forma de contarla es muy rica y variada, con mezcla de estilos diversos que acaban conformando un "thriller" político de múltiples matices e influencia de muy diferentes estilos cinematográficos, que mostrará a toda Europa un episodio poco conocido, incluso para los propios españoles. Un momento ideal, pues, para hacer una reflexión sobre la memoria histórica.

Los personajes y el reparto

Estamos ante un guión con una elaboración de personajes excepcional, que tiene que sacar todo el partido al gran elenco de actores elegido, que combina actores consagrados y noveles de distintas generaciones y escuelas en un universo de personajes potente y cargado de matices, que darán verosimilitud y profundidad a nuestra historia.
Enrique será interpretado por Iban Gárate, de cuya elección estoy especialmente satisfecho. Veo en él, como en ningún otro actor, al joven inocente que mira con perplejidad lo que ocurre a su alrededor, pero también me encanta su sonrisa abierta y sincera. Enrique es un protagonista que necesariamente contará con la complicidad del espectador: al principio es el observador desconcertado de una situación extremadamente injusta, convirtiéndose así en los ojos de ese espectador. Pero, al poco tiempo, se rebela y decide actuar para cambiar las cosas: de esa forma, pasa a convertirse en un personaje heroico y valiente.

Carmen es uno de los hallazgos de este guión y será interpretada por Blanca Suárez, cuyo registro natural compondrá una Carmen decidida, valiente, bella y enamorada. Su manera de interpretar emocionará e impresionará a partes iguales al público, porque tiene una capacidad innata de convencer con todos los papeles que interpreta.
Sobre el personaje, no recuerdo prácticamente ninguna película que describa esta época en la que una mujer tenga un papel tan activo y determinante en la trama. Se trata de una mujer inteligente, comprometida, bella, arriesgada y valiente. El espectador entiende desde el primer momento que Enrique esté locamente enamorado de ella, y que esté dispuesto a seguirla hasta la muerte... puede que literalmente.

Don Eladio será interpretado por el veterano Karra Elejalde. Su presencia física, su experiencia actoral, la severidad de su expresión y la amplitud de recursos con que este actor cuenta serán imprescindibles para construir un personaje de la complejidad del juez. Este personaje, en las primeras secuencias, da la impresión de ser un hombre normal, dentro del sistema, con sentimientos, mostrando incluso cierta sensibilidad..., pero pronto se revelará que su carácter es pura fachada y que en realidad es un ser despiadado y cruel. Su riqueza de matices se acentúa no obstante por su relación con Carmen, algo así como la hija que nunca tuvo, tratándola de manera cariñosa, como a lo largo de la historia han hecho los asesinos más despreciables con sus familias.

Hasta aquí, por lo que se refiere a los protagonistas. Pero "Miel de naranjas" también puede considerarse una película coral, ya que los secundarios y sus tramas asociadas tienen un importantísimo peso: no en vano, conforman el equipo, por un lado, los resistentes antifranquistas, y por otro lado, los ayudantes de don Eladio, que representan al sistema. Lo interesante es que en "Miel de naranjas" estos grupos no se hallan separados, sino que conviven, ignorantes en principio de sus actividades respectivas, con lo que la sensación de peligro y tensión aumenta.

Por ejemplo, por lo que se refiere a Ramos (Carlos Santos) y Vicente (interpretado por el gran Eduard Fernández), más allá de ser compañeros en un juzgado militar, entre ellos existe una relación de sincera amistad, Vicente adora a Ramos y le ayuda en todo lo que puede, pero Ramos no puede evitar luchar activamente contra la injusticia que le rodea, lo que les convierte en enemigos. El dramático final de Ramos y la desesperación de Vicente al perder a su amigo es uno de los momentos más sobrecogedores y emotivos de esta historia. En resumidas cuentas, un elenco que extrae todas las posibilidades que un guión tan completo como "Miel de naranjas" proporciona.

Estilo


El tratamiento estético que habitualmente se ha hecho de nuestra posguerra suele caer en abundantes lugares comunes (tenebrismo, miseria, suciedad, etcétera). Es cierto que esos años fueron muy duros en España, pero la gente vestía y vivía con toda la elegancia y dignidad que podía, dentro de la escasez y el aislamiento al que estaba sometida.

Por ello, y para salir de nuevo de los tópicos que las películas sobre la Guerra Civil han ido marcando como un vocabulario propio, en "Miel de naranjas" queremos reflejar la doble vertiente de normalidad y clandestinidad que se respira en la historia.

Así, la película más “diurna” se desarrollará casi toda en un ambiente urbano, sacándole todo el partido a la luminosidad y colorido del extremo sur de España y concretamente de la provincia de Cádiz, que ha vivido siempre con la mirada puesta en la otra orilla, es decir, en Cuba y Latinoamérica. Aprovechando esta circunstancia, la plástica de esta película va a incidir en esa propuesta, con imágenes muy marcadas por los elegantes edificios, plena de colorido y luminosidad.

Y por otro lado, la película más “nocturna”, es decir, la de los resistentes y clandestinos, toma las influencias tenebristas del cine más clásico, el de los años treinta y cuarenta, un mundo de sombras donde la amenaza, el mal y la muerte se ocultan, esperando atrapar entre sus redes a los protagonistas.

Estos planteamientos afectan también al vestuario, maquillaje, peluquería, a la dirección artística de la película, a cargo de Edou Hydallgo, con amplia experiencia en películas de época, y a la fotografía, que estará a cargo de Gonzalo Berridi, con quien trabajé en "Extraños", "Plenilunio" (por la que estuvo nominado al Goya) y "El viaje de Carol".

Estructura

Como bien se aprecia en el propio guión, si bien la película comienza narrando la  historia de un joven que descubre cómo es en realidad el mundo en el que vive, dando tiempo al protagonista, a través de un ritmo pausado, a comprender y asumir el estado de las cosas, el ritmo se va acelerando progresivamente para convertirse en un apasionante "thriller" con tintes políticos e históricos. A medida que ese ritmo se incrementa con la aparición de nuevos personajes y sus tramas, "Miel de naranjas" deja de ser sólo una historia personal e intimista y se convierte en un retrato colectivo que nos permite reflexionar sobre aquella época.

(*): El cineasta vasco Imanol Uribe ha iniciado este lunes el rodaje de su éste su nuevo film, producido por el distribuidor y exhibidor Enrique González Macho, actualmente presidente de la Academia de Cine. El elenco, encabezado por Iban Garate, Blanca Suárez y Karra Elejalde, se completa con Eduard Fernández, Carlos Santos, Jose Manuel "Poga", Nora Navas, Ángela Molina, Jesús Carroza, Barbara Lennie, y Antonio Dechent. Se filmará en la provincia de Cádiz.

SI QUIERES COMENTAR ESTA INFORMACIÓN, VEN A NUESTRO FACEBOOK...


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios