Isaki Lacuesta escribe sobre "Murieron por encima de sus posibilidades"

Isaki Lacuesta
Por Isaki Lacuesta *

"Solo podemos permitirnos los verdaderos lujos en tiempos de crisis". Esta frase creo que se atribuye a Sócrates, o quizás fuera a Rockefeller, y del modo más inesperado, ahora resulta que puedo suscribirla: rodar "Murieron por encima de sus posibilidades" ha sido uno de esos lujos que disfrutas una sola vez en la vida, un aeropuerto en la plaza del pueblo, un bodorrio escanciado entre amigos. Uno de los actores de "Murieron" me decía: "antes me pagaban y hacía cualquier mierda (¡no dudes que volvería a hacerlas!), pero como ahora ya no me paga nadie, por lo menos escojo y hago lo que me da la gana". Esa misma filosofía, trabajar en lo que más nos gusta, seguir rodando el cine en que creemos, disfrutando a toda costa y sin pedir permiso en los despachos, es la que nos ha animado a hacer esta película enloquecida.

Hace dos años decidimos que para hacer "Murieron..." era mejor no solicitar subvenciones ni esperar a que bajaran el IVA. Nos lanzamos a rodarla con la inversión de capital privado (incluyendo las productoras Sentido Films, Versus, Alicorn y La Termita) y, sobre todo, con la fabulosa complicidad de un equipo artístico y técnico de primerísima: todos hemos trabajado en la película invirtiendo nuestro sueldo, con la esperanza de repartirnos los hipotéticos beneficios hasta convertirnos en multimillonarios con cuentas secretas en Suiza, o si por alguna extraña razón lo anterior no fuera posible, pagar los retrasos del alquiler. En su día, también pensamos que si la película no llegaba a buen puerto, el título al menos nos serviría como epitafio.

En síntesis: "Murieron" es como si en el telediario dejaran que a los presentadores se les escapara la risa.

Una comedia negra con topos de colores, hecha con la vocación de retratar la España de nuestros días (es decir, la España de la crisis, las dobles verdades, la corrupción moral) y meterla en una de esas cápsulas del tiempo que a veces se guardan bajo tierra o se mandan al espacio para que en el futuro las cucarachas y los ovnis puedan troncharse a nuestra costa. En este sentido, el trabajo más costoso de "Murieron..." ha sido tratar de estar a la altura de los disparates que cada día nos deparan las portadas de los periódicos, las sesiones del congreso, la vida cotidiana. En este país nuestro, la única forma de ser estrictamente neorrealista pasa por el esperpento, que ya no es un espejo deformante, sino un mero selfie en el baño.

"Murieron" es un (auto)retrato del imaginario que nos rodea. Por eso hemos intentado capturar en forma de comedia el singular vocabulario actual: crisis especulativa, rescate financiero, amnistía fiscal, todos esos palabros que dejarán de existir más temprano que tarde. Y por eso el argumento de la película se concentra en el asesinato de banqueros y políticos, ese sueño doméstico que define la España contemporánea. Porque matar banqueros y torturar políticos ha supuesto para los españoles actuales exactamente la misma válvula de escape que, en los años 80, era poder ganar un apartamento en Torrevieja en el "Un dos tres". Decía Cioran que, de no ser por la posibilidad del suicidio, ya haría mucho tiempo que se habría matado.
Del mismo modo, el asesinato especulativo de banqueros ha permitido a muchos españoles seguir sobreviviendo como si no pasara nada. Todo esto lo comprendí hace dos años, cuando en el curso de la misma semana, y sin que viniera a cuento en las conversaciones respectivas, un amigo promotor inmobiliario, un librero, tres taxistas, dos revisores de tren, un enfermero, un profesor de química y varios profesionales liberales me relataron con toda suerte de detalles cómo habían planeado ejecutar a la oligarquía del país. Un alemán lo llamaría "zeitgeist", que al castellano se traduce "toreo de salón". O como dice Albert Pla: es indignante que todo sea mentira, pero peor sería que todo fuera verdad.

"Murieron por encima de sus posibilidades" es una película rellena, disparatada, intensa, frenopática, y sin que sirva de precedente, hoy puedo permitirme el lujo de decir que rebosante de talento, precisamente porque esa cualidad no es mía, sino del generoso equipo técnico y de un reparto como no volveré a tener en la vida. Lo dicho: con "Murieron" hemos gozado del lujo inverosímil de hacer cine, una vez más, por encima de nuestras posibilidades.

(*): El catalán de familia vasca Isaki Lacuesta, prolífico en cantidad y diversidad de films (cortos, documentales, ficción, cine, TV...), ganador de una controvertida Concha de Oro en San Sebastián hace cuatro años con "Los pasos dobles", se rodeó de una amplia lista de conocidos actores españoles para "Murieron por encima de sus posibilidades", su penúltima cinta: Raúl Arévalo, Imanol Arias, José Coronado, Eduard Fernández, Ariadna Gil, Bárbara Lennie, Sergi López, Carmen Machi, Ángela Molina, Josep Maria Pou, José Sacristán, Emma Suárez, Luis Tosar, Julián Villagrán... Tal vez su fría acogida en el certamen donostiarra en septiembre del año pasado haya contribuido a retrasar su estreno hasta este fin de semana en España.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios