Crítica: "Thi Mai. Rumbo a Vietnam", la fuerza de la amistad

por © NOTICINE.com
"Thi Mai"
Por Eduardo Larrocha    

En "Thi Mai. Rumbo a Vietnam" (2018), Patricia Ferreira –cuyo rastro seguimos desde "Sé quién eres"(2000) su magnífico e inicial thriller- da un salto a la comedia con tintes dramáticos más acorde éstos con sus anteriores trabajos: "Los niños salvajes" (2012) y "El alquimista impaciente"(2002). Cargada y entusiasmada con el guión de Marta Sánchez, reconocida por su trabajo para televisión en las series "Aida" y "Siete Vidas", la realizadora hizo las maletas, y junto al equipo técnico y a los protagonistas de su película trasladó sus cuarteles cinematográficos a Vietnam. En Hanoi y alrededores, además de en Pamplona, transcurre el núcleo de esta historia. Al parecer "Thi Mai. Rumbo a Vietnam" se ha convertido en la primera producción con técnicos y artistas de ambas latitudes que se rueda en ese país asiático.
   
Las protagonistas son sobre todo tres actrices: Carmen Machi, Aitana Sánchez Gijón y Adriana Ozores. La fuerza de la amistad que empuja a Carmen, Elvira y Rosa, los tres personajes femeninos a los que dan vida, se convierte en el motor que impulsa el argumento de "Thi Mai. Rumbo a Vietnam".  Dani Rovira tiene también un papel relevante en esta historia de adopción con viaje al Sudeste Asiático. Andrés luchará junto a las tres amigas para alcanzar su sueño. Los anhelos de cada una van más allá de que Carmen supere una desgracia familiar y consiga adoptar a la pequeña Thi Mai.
    
Hay películas de actores, o actrices. Otras llevan el sello de sus directores. En "Thi Mai. Rumbo a Vietnam" se combinan ambos ingredientes. Fue el empeño de Patricia Ferreira el que hizo posible afrontar las dificultades de este arduo trabajo. Confiesa la directora que el texto de Marta Sánchez la impulsó a sacar adelante este proyecto.

El guión y su desarrollo es bastante alocado, pero las actrices le dan un soporte entre la risa y el llanto que convierte "Thi Mai. Rumbo a Vietnam" en una comedia dramática que a pesar de sus excesos conmueve, se deja ver y disfrutar.  

Uno de los temas de esta producción española es la lucha por los sueños que parecen imposibles, el otro es la adopción. En el menú se incluye la incomunicación matrimonial, la resolución de duelos complicados, la mala gestión de los lazos familiares, el menosprecio laboral, la importancia de los abuelos en la educación de sus nietos, y de qué manera lo inesperado puede alterar las conductas de nuestro futuro inmediato. Entre tantas idas y venidas de las amigas hay amor, amistad femenina, homosexualidad, desencuentros de pareja y desengaños. Además nos ofrece un viaje a un exótico lugar, paisajísticamente cercano al paraíso, aunque ese paraíso se nos presenta como una postal de promoción turística.
    
"Thi Mai. Rumbo a Vietnam" llega a los cines en las semanas previas a los Premios Goya y aspirando a alguno de los galardones. ¿Quién sabe si conseguirá alguna de las estatuillas? De momento ahí está para el público al que le guste disfrutar con la catarsis de esta comedia algo desparramada y, si le toca el corazón, echar alguna lagrimita.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios