Crítica: "Barrefondo", un mundo hostil

por © EscribiendoCine-NOTICINE.com
"Barrefondo"
Por Emiliano Basile   

El argentino Jorge Leandro Colás ("Parador Retiro", "Los pibes") realiza su primera incursión en la ficción al llevar a la pantalla grande la novela de Félix Bruzzone, cuyo universo oscuro y cargado de violencia implícita trastocan la imagen placentera detrás de los barrios privados.

Tavo (Nahuel Viale) trabaja limpiando piscinas en una zona residencial. Un mundo de lujos y tensiones de clase reflejadas en un clima enrarecido, en el que la menor conversación esconde resentimiento y violencia entre los personajes. Con su mujer embarazada (María Soldi) y su suegro (Claudio Da Passano), con quién tiene una pésima relación, marcándole sus carencias, Tavo encuentra la manera de duplicar sus ingresos: pasar datos sobre casas a ser robadas al Pejerrey (Sergio Boris) y su banda de delincuentes. La historia adquiere forma de policial.

La literatura de Félix Bruzzone está plagada de personajes negativos. Nadie está libre de pecado en un mundo donde las diferencias de clase denotan un resentimiento que se vuelve violencia ante la primera oportunidad. El punto de vista es el de Tavo, propio de la clase trabajadora que brinda servicios a quiénes viven dentro de los countries. Felix trabaja limpiando piscinas incluso hoy en día, en paralelo a su trabajo de escritor. Conoce el ambiente y utiliza su oficio de forma metafórica para trasladarlo a un mundo no tan lejano a la realidad.

Jorge Leandro Colás estructura el relato en su protagonista y utiliza a los demás personajes de satélite: Su suegro, su mujer, su ayudante boliviano (Oski Guzmán), sus clientes y el capo mafia del lugar con quién no tiene otra chance que "transar". A partir de su vínculo con el delito se topa también con un inspector de policía que lo acosa.

Lo más interesante de "Barrefondo" es que modifica la imagen idílica acerca de los barrios de lujo, espacio de múltiples comedias familiares ("Cara de queso") en el cine argentino, que aquí adquieren una fisonomía mucho mas interesante. Y no se trata de entrar en una lógica binaria de buenos y malos, sino de exponer la complejidad y tensiones dentro de ese universo, en apariencia normal pero que esconde, en el fondo que limpia el protagonista, el lado siniestro debajo de las relaciones humanas.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios