Peter Lanzani, de nuevo en cines argentinos con "Los últimos", opera prima de Nicolás Puenzo

por © Mireia Quintana-NOTICINE.com
Peter Lanzani, en "Los últimos"
El joven astro argentino Peter Lanzani estrena este jueves en Argentina "Los últimos", primer largometraje de Nicolás Puenzo, hijo del realizador Luis Puenzo. Ambientada en un futuro post apocalíptico, no pertenece a ningún género en sí mismo, sino que se trata de una mezcla entre thriller, ciencia ficción y western que el propio director define como de "un realismo futurista". Esta es la tercera cinta que Lanzani, consagrado en cine por "El clan", lanza este año en las salas argentinas, tras "Hipersomnia" y "Solo se vive una vez", ambas con menos éxito del esperado.

"La película transita algunos géneros, el western, el bélico, road movie, pero no los ocupa plenamente. Siempre me pareció raro que el género requiera que seas fiel a él y yo no quiero serlo a eso, sino a lo humano. Como un anti-western que deja gente olvidada y sobre gente habla la película. La frontera retrocede y ellos van en pos de ella", explicó Puenzo en una entrevista.

Narra la historia de una joven pareja, interpretada por Peter Lanzani y Juana Burga, que vive en un campo de refugiados en algún lugar del desierto del altiplano en plena Guerra del Agua. Cuando se enteran de que ella está embarazada, deciden huir hacia el mar para aumentar sus posibilidades de sobrevivir e intentar darle un futuro mejor a su hijo en un mundo devastado por la explotación industrial.

El director cree que no es un problema que tendrá la humanidad en el futuro, sino que se trata de algo que ya sucede en la actualidad con los recursos naturales: "la idea de base era la admiración de la potencia de lo humano en la búsqueda de que la vida fluya. Quería hacer una película sobre gente que va a estar fuera del sistema cuando caigan bombas atómicas dentro de veinte años. Ahí entré en conflicto con la historia al darme cuenta de que es actual. Por qué voy a hablar de qué nos pasaría en veinte años si hay alguien que lo vivió ayer. Y de ese conflicto salió la necesidad de hacer este film. De hablar de algo que está pasando y se fue configurando la idea. Fue hablemos de lo que podría ser una explotación militar y bestial de los recursos naturales de América. Un contexto realista que naturalmente está sucediendo".

Puenzo eligió a Peter Lanzani, un actor de aspecto caucásico para interpretar el personaje de Pedro porque quería mostrar la diferencia étnica y universalizar así a unos personajes que son los grandes olvidados de los conflictos: "La guerra lo que hace es amontonar a los que son los últimos. Eso es un poco la película, los que quedaron del lado de allá, amontonados en ese campo de refugiados para que aguanten hasta morir, son los últimos. Dentro de ese grupo hay algunos que particularmente ostentan una potencia de vida especial y van en busca de la vida. Y me pareció que la posibilidad de que sea como cuestión multiétnica enriqueció el film. La gran dificultad era lograr que Peter se amalgame con el entorno y que el espectador crea que pertenece al lugar, como lo hizo Juana Burga y fue un gran trabajo de ambos".

Lanzani se ha encontrado cómodo con Pedro, su personaje, aunque le pareció complicado ponerse en su piel: "Cuando Nicolás me ofreció esta película me pareció interesante. Por la atmósfera en la que está envuelto el personaje iba a ser muy difícil meterme en él, y a mí cuando es algo diferente a lo que vengo haciendo me encanta. No deja de ser una búsqueda completamente diferente para tratar de encontrar a Pedro. Respondimos preguntas que quizás no tenían nada que ver con lo que contaba el film, pero nos ayudaba a comprender el rol, saber y descubrir quién es y a dónde quería ir, de donde sería, cuáles eran sus objetivos y ahí cuando lo tuvimos bien afianzado nos fuimos a rodar".

Además de Peter Lanzani y Juana Burga, otros actores como Natalia Oreiro, Alejandro Awada, Germán Palacios y Luis Machín completan el elenco.

Aunque es un film que habla del caos, teniendo como tema principal una crisis medioambiental y un campo de refugiados, el director cree que la película muestra un rayo de luz y de esperanza: "Es esperanzador cuando ves que un tipo sirio con su mujer y sus hijos se caminan todo, la esperanza viene de la gente, porque la gente hace cosas realmente increíbles. Así como hay elementos en el mundo para hacerse pesimista, también los hay al contrario. Yo quiero pensar que la película es optimista, que plantea un elemento sombrío, pero saber que quieren vivir el uno con el otro y contra los drones, la sangre, las bombas…", a lo que Lanzani añade: "Tienen un instinto de supervivencia y de esperanza. Me parece que ellos son la esperanza".

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios