Hay 2723 visitantes en línea

¡Cumplimos más de 20 años informando sobre cine iberoamericano!

Hablamos en Rotterdam con Leticia Tonos sobre el estreno mundial de la dominicana "Aire"

por © Miguel Cabeza (Rotterdam)-NOTICINE.com
Leticia Tonos y "Aire"
Leticia Tonos y "Aire"
La dominicana Leticia Tonos dirigió "Aire", una insólita producción caribeña de ciencia ficción integramente filmada en los estudios Pinewood de la isla. Esta historia de amor en un mundo apocalíptico en el que reina el caos y la desesperación humana, donde, al final, lo más importante son los sentimientos de los protagonistas. El film se estrenó mundialmente en la sección competitiva Big Screen del Festival de Rotterdam, y allí NOTICINE.com habló en exclusiva con la cineasta.

-¿Cómo se llega a la idea de que sea un personaje femenino? Generalmente, son personajes masculinos los que llevan a cabo este tipo de rol de, "última esperanza" de la humanidad...
Debo ser honesta, el crédito, porque para mí fue un acierto, de decidir que el personaje principal, donde recae la supervivencia, fuera femenino, es una riqueza del proceso de desarrollo. Porque es cierto que al inicio el personaje, y creo que esto va a ser una sorpresa para Sophie (Sophie Gómez, la protagonista) también, es un personaje masculino. Pero en el proceso de desarrollar la historia y con las diferentes asesorías que tuvimos, recuerdo muy bien una reunión que tuve con mi maestro cubano, y fue principalmente él quien sugirió que el personaje fuera femenino. Al principio me debatí, porque ya teníamos un tiempo desarrollándolo como masculino, pero a medida que seguía escribiendo me hacía tanto sentido, tanto sentido porque el hecho de que sea Tania, sin dar mucho spoiler, la que esté tratando de salvar o de asegurar la supervivencia de su especie, da tanta oportunidad de tocar temas como la maternidad, como la soledad, bueno, que sentimos todos, la relación que tenemos los seres humanos con nuestro cuerpo, con el mismo empoderamiento femenino. Es decir, los temas eran interminables. Y bueno, estoy contenta de que esas razones pesaran tanto para tenerlas.

- Y en cuánto a la elección de la actriz ...
Sí, bueno, ahí fue un poco tradicional la manera como llegamos a la decisión de Sophie, porque, bueno, como tú comprenderás, el decidirse a desarrollar, a hacer un proyecto de ciencia ficción, no solo en Latinoamérica, en el Caribe, mucha gente pensaba que era una locura. Y sí, tuvimos momentos de mucho reto, en donde sí nos vimos la necesidad de enfocar la selección de la actriz con alguien, con un corte un poco más internacional, que pudiera asegurar que la peli viajara, pero no sólo eso, que pudiera transmitir todo lo que andaba montando. Y mi socio, Halsey Santana, que es quien ya había trabajado con Sophie antes, la sugiere y fue un proceso bastante rápido, un poco loco, de selección, pero prácticamente desde el momento que yo la vi fue una audición lindísima, que la hizo con sus hijos, ahí, desde su casa, sentí que sí, que ella conectaba. Además, que es un personaje con muchísimo peso de la trama, la mayoría, o sea que es al final una decisión que hay que poner ahí.

- ¿Por qué una película de ciencia ficción, que implica una ambientación normalmente más costosa?
Bueno, yo diría que tuvimos de las dos cosas. El proyecto se empieza a desarrollar antes de la pandemia, en el 2019, caemos en la pandemia y seguimos desarrollándolo, y sí sufre un cambio en todo ese proceso, porque al principio sí era un proyecto un poco más oscuro, tenía una visión más pesimista del futuro de la humanidad, pero al pasar después de la pandemia cambió la tolerancia, no solo mía, sino de muchos de nosotros. Entonces necesitábamos un poquito más de esperanza y decidimos llevarlo, a dar una pincelada más optimista a pesar de que se desarrolla en un mundo distópico. La idea de hacer ciencia ficción viene de una pequeña rebeldía y revolución mía contra eso que se espera de nosotros los caribeños y los latinos, que se esperan cierto tipo de historia, además siendo mujer también, creo que la ciencia ficción es aún menos común entre las mujeres. Entonces sí quise hacer como ese, no sé si se lo diría, esa declaración de que aunque seamos de un país que a menudo se llama en vías de desarrollo, etc., sí tenemos derecho a tener una visión acerca de nuestro futuro. Entonces viene de ahí, al principio, como te comentaba, muchas personas decían que era una locura por asunto de presupuesto, ahí viene la decisión de utilizar los recursos de manera más inteligente y en lugar de pensar en algo como "Blade Runner" (en lo relativo a los efectos) pensar en tal vez "The Bad Batch", o como Ana Lily Amirpour, que logran hacer un mundo futurista, distópico, sin meterse en todos esos fuegos artificiales.



- ¿Por qué se decide dejar ese final más abierto?
 Sí, bueno, creo que la principal razón fue esa, la película en realidad, la pandemia y ese sentimiento de desesperación que todos vivimos fue la primera motivación para no llevar la película a un lugar tan oscuro. Pero también yo creo firmemente que el dejar este diálogo abierto sí trae posibilidades para conversaciones que den un mundo mejor, un mundo que no esté tan polarizado como ahora, y por eso me parecía una opción más de acuerdo con la filosofía.

- Luego, de cara a la interacción con Paz Vega, con la actriz, un papel que sea solamente vocal, solamente sin aparición, después de tener un registro amplio, actoral y una historia... ¿cómo lo adaptaron? ¿Y cómo se logran esas interacciones tan fluidas entre la IA y los actores?
Los cálculos dicen que para el 2030 ya la inteligencia artificial va a haber alcanzado el nivel en que se vuelva fuera de nuestro control. Esas son algunas de las teorías  para el 2030. Entonces es un diálogo que sí, que está muy presente, pero como en todas las relaciones, esa puede ser una relación tóxica o no, entonces era un poco también lo que quise reflejar con esa relación entre el personaje de Tania, que interpreta Sophie, y su relación con la inteligencia artificial. En el caso de Paz, nosotros la conocimos durante el Festival de Cine Global Dominicano. Ella estuvo allá con su esposo, y durante la inauguración del festival nos dejaron presentar un teaser. Y ella estaba allí, lo vio, y bueno, cuando la conocimos y le planteamos nuestro interés, al ver que ella había quedado tan impresionada y que estaba abierta a la conversación, pues nosotros nos emocionamos. Porque sí, desde el principio teníamos muy claro que sí queríamos nutrirnos de esas cosas, de las películas de ciencia ficción más grandes, que por ejemplo en "Her" con Scarlett Johansson como una inteligencia artificial. Debía expresar emociones sin expresarlas hasta cierto punto. Entonces estábamos muy felices que se nos haya dado, y sí tuvimos chance de conversar, ella se leyó el guion y conversamos un poco, bueno yo diría que bastante, de cómo íbamos a hacer ese acercamiento a la interpretación del personaje.  

- ¿Eso era una idea inicial, que hubiese esa comunicación entre Tania en este caso y una inteligencia artificial? ¿O tenía pensado una película con un único superviviente aislado y solitario?
Yo creo que desde el principio lo veíamos como una relación complicada, por eso a menudo cuando hablo de la película, que llega este viajero interpretado por Jalsen Santana, siempre utilizo el término de "ménage à trois", como que me gustaría pensar que se logró se logró un enfoque desde "uy", esta relación es complicada, es compleja. Lo que pasa ahora es que tenemos una relación simbiótica ya con la tecnología y es compleja, más que aunque esté ahí, ese afán de supervivencia, de lo personal, la peli se enfoca más en lo tóxica que sí puede llegar a ser ese tipo de relación.

- ¿Qué significa estar aquí en el festival de Rotterdam, abrir un poco también la mirada del cine europeo al final?
Sí, para mí es como un escaloncito más que siento que he logrado en mi carrera, no un escaloncito, un escalonzote, porque todo director, todo cineasta lo que quiere es que la película viaje y que la puedan valorar mayor cantidad de personas, y es cierto que hasta ahora en mi carrera sí he tenido más participación en los festivales de aquel lado del Atlántico, verdad, como en el Toronto, como en el Miami, etc. Entonces es como la oportunidad de entrar a Europa, pero por la puerta grande, yo desde que inicié mi carrera siempre he querido venir a Rotterdam, así es que, nada, logramos cruzar el Atlántico y vamos a ver qué pasa.

Transcripción: Candela Rabadán  

Sigue nuestras últimas noticias por X (TWITTER)