Minimalismo con el español Jonás Trueba y el argentino Emiliano Torres en la recta final de San Sebastián

por © Carolina G. Guerrero (S.Sebastián)-NOTICINE.com
Torres, entre sus dos actores (Ana Sanmartín)
Ya sólo queda una última jornada competitiva, la de este este viernes, y en la penúltima, se inició la recta final de la competición con la cinta argentina de Emiliano Torres "El invierno" y la española "La reconquista", dos muestras de un minimalismo cinematográfico que apela a los sentimientos y las relaciones humanas. Más redonda la primera de ellas, uno de los pocos estrenos internacionales de esta edición, no parecen a priori optar a premios.

La argentina "El invierno", opera prima de Torres, que ha trabajo mucho tiempo como asistente de dirección, nos muestra una historia del pasado, el presente y el futuro de los capataces de una granja en un árido e inhóspito paraje de La Patagonia, una región austral, que como el mismo director nos cuenta, es una tierra dura, con cambios de temperatura extremos, donde muchos jornaleros llamados golondrinas van a sacarse el sueldo esquilando al ganado, hombres duros y rudos, que casi no hablan, algunos casi primitivos en sus costumbres.

El polifacético y talentoso actor chileno Aejandro Sieveking es el encargado de dar vida al viejo capataz, un hombre rudo y egoísta que siempre se entregó a su labor para beneficiar el negocio del patrón, y que como único amigo tenia a un fiel perro, que luego deja atrás cuando tiene que alejarse de lo mas parecido que ha tenido a un hogar. El otro personaje es Jara, interpretado por Cristian Salguera, el llamado a sustituir al casi jubilado, que observa para preparar el cambio, el que poco a poco se ira colocando en el lugar del primero para después desbancarlo.

Los planos de la inmensa tierra argentina, el ganado, el tiempo pausado, las lluvias, las peleas, las borracheras, la soledad....sobre todo la soledad, marcan este tardío debut de Torres, quien desarrolla su historia con parquedad de diálogos. La película ha sido bien recibida, ya que el director consigue que el espectador pueda empatizar o sentir incluso ternura por un pobre hombre desarraigado, como es el viejo capataz Evans.
 
Estamos ante una de esas películas que no sabes muy bien por qué te tiene anclado en la butaca, pero que mantiene el interés por el desarrollo de la historia.

La segunda propuesta competitiva de este jueves, "La reconquista", cuarto trabajo de Jonás Trueba, coincide con la argentina en su simplicidad, pero basa precisamente la mayor parte de su esencia en los diálogos. Como las anteriores obras del hijo del ganador del Oscar Fernando Trueba, habla sobre el amor joven. Se trata de la historia de Manuela y de Olmo, una ex pareja que se vuelve a encontrar por iniciativa de la primera.

Trueba quiere plasmar en este trabajo el desarrollo del amor, el camino que éste sigue cuando el tiempo pasa, las personas cambian y las circunstancias también.

Lo cierto es que esta cinta muy posiblemente no tiene la calidad suficiente para participar en un festival internacional. A muchos ha chirriado la interpretación de la protagonista femenina, Itsaso Arana, que no da la talla. Es posible que en otro registro quizás, o en el teatro, donde forma parte de la compañía Tristura, se desenvuelva mejor, pero lo cierto es que no daba bien la réplica a su compañero de reparto, Francisco Carril, que ya es redundante en la filmografía de Jonás.

Con algún abandono en la sala, la cinta fue aplaudida por cortesía. De todas formas, su director ya comentó anteriormente en alguna entrevista que no le da demasiada importancia a las criticas de los medios, pues es para él el cine es algo muy personal y no se puede estar pendiente ni sufriendo por ello.

El caso es que la historia no avanza en la primera hora, y solo hay alguna tímida sonrisa al conocer al personaje que encarna al padre de Manuela, un trasnochado cantautor pasado de rosca, que interpreta buena parte de su repertorio en la primera hora de la cinta.

El director de"La Reconquista" dijo que parece que si el cine no muestra cosas extremas no se justifica, y eso no es así, ya que hay cintas que plasman sencillez o sentimientos sin llegar a extremos. El problema del último -y menos relevante- film del trío español en la carrera por la Concha de Oro, no es ese, sino que no trasmite nada, no dice nada, y encima la interpretación de su protagonista femenina tampoco ayuda.

No hay que echar la culpa a lo transgresor o a lo polémico. "La reconquista" no tiene consistencia, la idea no termina de cuajar... es incapaz de llegar al espectador, algo que consiguió con otra de sus cintas, "Los ilusos", que contó con mejores criticas y fue de mayor deleite para el personal. No siempre se puede acertar, pero un comité de selección sí debería hacerlo con mas tino.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios