Colaboración: La culminación del desprecio de Cannes hacia nuestra cultura

por © NOTICINE.com
Thierry Frémaux, delegado general, y Pierre Lescure, presidente del Festival de Cannes
Por Jon Apaolaza     

Cannes acaba de abrir sus puertas a su edición número 70 en la que no habrá ninguna película iberoamericana, en español o portugués, compitiendo por la Palma de Oro, algo que no ocurría al menos en lo que llevamos de década. El equipo de selección que preside Thierry Frémaux siempre ha manifestado su animadversión a una de las tres culturas más importantes del mundo, y ello a pesar de que en estos últimos años la mayor parte de los films iberoamericanos concursantes se llevaron premio. Esta vez, sin embargo, su racanería se ha convertido en boicot.

Es cierto que la anual cuota para nuestro cine está cubierta con otros siete títulos, entre Una Cierta Mirada, la Semana de la Crítica y la Quincena de los Realizadores, secciones paralelas del festival, pero no deja de resultar indignante que con una producción entre América Latina, España y Portugal de cerca de 700 películas anuales no haya una sola capaz de convencer a Cannes para hacerla luchar por la Palma. Nuestro cine representa numéricamente más del 10% de todas las cintas rodadas cada año en el mundo.

Podemos pensar que tal vez esas más de 600 películas no merecen la pena, en términos de calidad. Sin embargo, el propio Festival de Cannes se contradice a sí mismo, ya que en estos últimos años han sido premiados -a pesar de su escasez- varios de los films iberoamericanos participantes. Fijémonos en lo que llevamos de década, desde 2010. En este tiempo, cada año, ha habido una única cinta en competencia, salvo el pasado 2016, en el que hubo dos, la brasileña "Aquarius" y la española de Almodóvar "Julieta".

- En 2010 concursó la hispano-mexicana "Biutiful", de Alejandro González Iñárritu. Ganó el premio al mejor actor para Javier Bardem.

- En 2011 le correspondió la selección a "La piel que habito", del español Pedro Almodóvar. No tuvo recompensas oficiales pero sí ganó el premio de la Juventud y uno técnico para su director de fotografía, José Luis Alcaine.

- Al año siguiente, 2012, participó la mexicana "Post Tenebras Lux", que le valió a Carlos Reygadas el premio al mejor director.

- En la edición de 2013, otro mexicano, Amat Escalante, obtuvo el mismo galardón, a la mejor realización, por "Heli".

- Un año más tarde, 2014, a pesar de no obtener ninguna recompensa, "Relatos salvajes", del argentino Damián Szifrón, fue considerada una de las mejores películas del festival y prueba de ello es que obtuvo una nominación al Oscar el año siguiente.

- De nuevo el cine mexicano volvió a brillar en 2015, esta vez de la mano de Michel Franco, cuya "Chronic" consiguió el premio al mejor guión.

- El año pasado, no hubo galardones para "Aquarius" ni para "Julieta", aunque los críticos las valoraron en ambos casos por encima de la media de las presentadas y se estrenaron en numerosos países los meses siguientes, además de obtener otros premios y nominaciones internacionales.

En resumen, en estos siete años precedentes participaron en la sección oficial de Cannes ocho películas iberoamericanas, de las que cinco recibieron algún tipo de recompensa. Podríamos agregar que en estos últimos años en Berlín y Venecia películas en español han ganado incluso el máximo galardón, pero parece que todo eso no es suficiente para que superar los prejuicios culturales o industriales o de cualquier otro tipo que tiene Frémaux contra nuestro cine. Ahora, en este 2017, no hay posibilidad de premio puesto que no se concursa. Pero ya veremos los fallos de los jurados en los apartadados paralelos. No sería de extrañar que lloviera algún galardón, mientras el delegado general del festival mira a otro lado.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios