Alfonso Cuarón contó en Cannes el cómo y por qué de su carrera cinematográfica

por © Daniela Creamer (Cannes)-NOTICINE.com
Alfonso Cuarón
Cannes es un festival generalmente fiel y devoto a los cineastas cuya carrera a cimentado, nombres como por ejemplo Carlos Reygadas, Amat Escalante o Michel Franco, por solo fijarnos en mexicanos, pero -como las mujeres muy atractivas- es capaz también de seducir a quienes prefirieron a otras, en este caso la Mostra de Venecia. Allá, en el certamen italiano, Alfonso Cuarón triunfó con sus famosas "Gravedad / Gravity", "Hijos de los hombres / Niños del hombre / Children of Men" o "Y tu mamá también", pero ahora Cannes lo atrajo a su terreno ofreciéndole una clase magistal.

 "Una vez que termino una película, nunca la vuelvo a ver. Son como ex esposas. Las amo. Les di lo que mas pude, me dieron lo mismo, pero mejor no volvernos a ver". Alfonso Cuarón arrancó el miércoles risas y aplausos en su conferencia en Cannes, frente a una sala abarrotada de cinéfilos. Carismático y relajado, con muchas ganas de compartir, es el primer cineasta mexicano que recibe este privilegio en el certamen francés, un homenaje a su carrera de mas de veinte años en Hollywood. "Es un honor estar aquí y ser parte de esta gran edición aniversario y en presencia de verdaderos maestros del cine", enfatizó.

Por mas de dos horas, muy amenas e interesantes, el director, productor y guionista se embelesó comentando todos los detalles de su carrera, las influencias y experiencias de sus películas mas representativas, mientras en breves intervalos se proyectaban fragmentos de las mismas. Desde "Solo con tu pareja", y "Grandes esperanzas / Grandes expectativas / Great Expectations" o "Y tu mamá también", hasta sus mega producciones como "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" y "Gravity", con la que obtuvo el Oscar a Mejor Dirección, en 2014.

Cuarón es uno de los realizadores que ayudaron a transformar el rostro del cine de su país en la década de los noventa. Su trayectoria profesional, como dejo bien claro, esta marcada por el esfuerzo. “Cuando cumplí apenas 20 anos de edad, tenía mi primer hijo y era muy difícil hacer cine en México. Las dos generaciones previas a la mía lograron hacer solo dos películas. No había apoyo económico. Gran parte de mi lucha no era solo por hacer cine, mi gran pasión, sino por sobrevivir”, prosiguió. Eran muy contados los directores reconocidos por sus obras, como Felipe Cazals y Arturo Ripstein, que contaban con fondos del Estado y triunfaban en los festivales de cine.
         
Fue en esa época cuando surgió su entrañable amistad con su colega y compatriota Guillermo del Toro. “Escuchaba mucho hablar sobre este genio de Guadalajara y me sentía muy celoso. Yo acababa de hacer un corto para la televisión, basado en un relato breve de Stephen King, al estilo "Twilight Zone", que el osó en bautizar "Toilette Zone", pues le parecía horrible. Me explicó sus razones, muy justas. Desde ahí somos inseparables y compartimos las mismas inseguridades”, recordó riendo, precisamente cuando hacía ingreso a la sala Del Toro, quien fue recibido con una segunda ovación. A partir de entonces, Cuarón no ceso de compartir sus anécdotas juntos.

Algo similar sucedió años después con Alejandro Gonzalez Iñárritu. Estaba en Los Angeles y vino a mostrarme un cortometraje, era terrible. Comenzamos a conversar y le explique lo que no funcionaba. Al día siguiente regresó con el guion de "Amores perros". Alejandro es así; no había jamás manejado una cámara. Apenas la observó un momento y al dia siguiente sabía mas que cualquiera”.

Cuarón y Del Toro son producto de la crisis. Cuarón trabajaba como sonidista sosteniendo el boom o lo que fuera, por necesidad. Del Toro se encargaba del maquillaje. “En esa época apareció también "El Chivo" (Emmanuel Lubezki, uno de los fotógrafos mas prominentes de Hollywood y doble ganador del Oscar), pero a muchos no les gustaba sus nuevas formas de hacer cine”.

Con las nuevas políticas de financiación gubernamental que llegaron a partir de los 90, Cuarón pudo producir "Solo con tu pareja". Su reconocimiento en el Festival de Toronto le llevó a ver nuevos horizontes: Estados Unidos. Allí trabajo como asistente de dirección de cineastas que iban a rodar en México. “Hollywood es un lugar muy extraño. Allá puedes vivir sin filmar jamás ni siquiera una escena. Todo el mundo vive desarrollando proyectos”, enfatizó.

Pero no todo es color rosa y Cuarón cayo en una crisis de identidad. “No viví jamás en Los Angeles, sino en Nueva York. Estaba desencantado, no del cine sino de mi aporte al mismo. Hollywood me había convencido de que yo no era director ni guionista. Impulsivamente me encerré una semana a ver decenas de películas alquiladas y me di cuenta que había abandonado el cine. Entonces fue cuando decidí volver a México para rodar "Y tu mama también", sin limitaciones de ningún tipo, ni siquiera sobre el sexo que aquí fue muy explicito”, admitió. Una experiencia liberadora que le dio aplomo y, definitivamente le sirvió de plataforma para sus éxitos en Hollywood: “No quería aceptar hacer 'Harry Potter'. Pero Guillermo me espoleo. Trabajar con niños es muy fácil, porque ofrecen milagros inmediatamente. Con 'Gravity' trate de buscar temas profundos sin demasiado dialogo. En fin de cuentas, la dificultad del cine es esa: hablar de lo esencial sin jamás mencionarlo directamente”, concluyó.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Más artículos de Daniela Creamer en HablandodeCine .

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios