Guadalajara estrena "La negrada" primera película sobre afromexicanos

por © David del Río (Guadalajara)-NOTICINE.com
Jorge Pérez Solano
En la época colonial española fueron llevados a México doscientos cincuenta mil africanos. Hoy en día más de un millón doscientas mil personas de la comunidad afro-mexicana viven prácticamente en el olvido en México por no tener "forma de gobierno,  idioma ni territorio". Así rezan algunos de los créditos finales de la película "La negrada", la primera cinta de ficción sobre la comunidad asentada en el suroeste de México, realizada por el solvente y "etnográfico" director oaxaqueño Jorge Pérez Solano, realizador de otras dos cintas ambientadas en lugares deprimidos del Estado mexicano de Oaxaca, "Espiral" y "La tirisia", que acaba de presentarse en el Festival de Guadalajara.

La película, "necesaria" según su director, llega 122 años después del nacimiento del cine mexicano, en el que sí han tenido cabida pueblos indígenas y diversas comunidades marginadas pero no la comunidad negra. "Eso es lo que dio el origen a esta película. Que cómo teniendo tantos años el cine en México no se haya hecho una película con actores negros o actores africanos. Decimos que México es pluricultural y multiétnico, pues, ¿donde están los negros?" declaró a pregunta de NOTICINE.com el realizador de la película, que fue estrenada a nivel mundial en la noche local del lunes en la flamante nueva sede del certamen, el Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara.

"Ellos fueron parte fundamental de la historia de México y sin embargo están tachados de la historia"  (…) Queríamos hacer que la gente viera que también existen la oportunidad de que se puedan expresar en una película. Me parece muy importante" subrayó el director de "La negrada", una expresión usada en México y Costa Rica con raíces etimológicas ofensivas.

La película no es militante más que en los carteles que se entremezclan con los créditos al principio y al fin pero su causa está en el trasfondo de la historia contada con imágenes inéditas de la comunidad afromexicana en una de las cinematografías más potentes y emblemáticas de América latina.

"El tiempo  de la colonia ya pasó y aún no somos visibles, aún no somos reconocidos porque en ninguna agenda política estamos. Nadie nos tiene contemplados, nadie quiere vernos. Hace mucho tiempo que se ha negado esa población negra existente en México" denunció Elena Ruiz, el personaje de "la madrina" en la película que junto al resto de los "actores no actores" del film asistió a la "première" mundial.

"Esta película viene como a demostrar que sí hay negros en México y que vive en condiciones que ustedes pudieron ver de extrema pobreza, luchando como pueden y además siendo invisibles y discriminados. Seguimos siendo esclavos de la indiferencia, de la apatía", criticó Ruíz, para quien "los indígenas ya tienen un paso adelante de nosotros. Nosotros estamos todavía en la lucha de la visibilización".

Con una magnífica fotografía, subyugante en los paisajes, cautivadora sobre todo en los planos subacuáticos y bella en los personajes, el drama social de 102 minutos fue rodado en Costa Chica de Oaxaca con los habitantes de poblados costeros. La producción barajó ante la falta de actores afromexicanos contratar a colombianos o cubanos pero la idea fue felizmente abandonada por dar prioridad a la autenticidad.

"No somos actores pero queremos que la gente nos vea" comentó en el mismo tono recriminatorio otro de los protagonistas de la cinta.

El "queridato"

Más allá de la denuncia de trasfondo de la cinta que se percibe sobre todo en una escena con violencia verbal y suspense en la que un agente de migración mexicano detiene a una de las protagonistas, el tema de la "infidelidad",  mueve la trama de la  película.

Es el llamado "queridato", una costumbre aferrada en la comunidad negra mexicana que define la posibilidad para un hombre de mantener relaciones con varias mujeres a la vez. "La particularidad de esta zona es que el queridato está abiertamente aceptado", explicó a NOTICINE.com el director de la película Jorge Pérez Solano.

"Me contaron historias de una señora de noventa kilos y sesenta años que tenía un amante que vive con su esposa y tenía dos queridas más. Es algo no específico de ellos pero aceptado socialmente" añadió. En la película no es así. Las dos protagonistas, Juana y Magdalena, comparten con envidia y rencor su relación con Neri, el protagonista masculino.

El largometraje no es para nada "trepidante" pese a ello, ni mucho menos, pero posee cualidades más que sugerentes que apuntan a que circulará y será apreciado por numerosos festivales de todo el mundo.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

  

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios