Hablamos con Alina Rodríguez ("Conducta"), mejor actriz en Lleida

por © Jon Apaolaza-NOTICINE.com
Alina Rodríguez
La veterana actriz cubana Alina Rodríguez acaba de ganar en la Mostra de Cine Latinoamericano de Lleida, en España, el premio a la mejor actriz. Es sólo una más de las recompensas y elogios que ha recibido por su entrañable papel de la maestra Carmela, digna protagonista de la película "Conducta", de Ernesto Daranas. Hablamos en exclusiva con ella sobre su actuación en el film, la experiencia de trabajar con niños no profesionales, su paso por los festivales de cine y los sueños por conseguir: Le gustaría interpretar personajes buenos que muevan y  hagan reflexionar a la gente.

- ¿Cómo es su personaje dentro de "Conducta"?
Carmela es una maestra vieja, con suficiente edad para el retiro, pero es una mujer que no quiere retirarse, porque ama la escuela y cree que todavía tiene fuerzas para seguir educando. Es una de esas maestras que todos tenemos cuando estamos en la primaria o la secundaria, sobre todo en la primaria, que nunca olvidamos, la que nos enseña la matemáticas, nos enseña biología pero también nos instruye y nos marca un camino para la vida o sea que nos dejan marcados para siempre, y cuando pasan los años ya después de adultos uno siempre recuerda a esa maestra que de alguna manera nos iluminó en muchos aspectos.

- ¿Cree usted que en Cuba se va a notar en la formación de los niños dentro de 15 o 20 años que no será la misma de su generación o la siguiente?

Bueno, quizás en algo ya se está notando, pero yo pienso que estamos a tiempo todavía de atender mucho más a eso y como dice Carmela, en una frase del guión: "Hay que luchar por rescatar todo lo que se nos ha perdido". Entonces, me parece que estamos a tiempo y una de las cosas más importantes que yo le veo a la película es que ha salido en un momento crucial, en un momento que en realidad hay una pérdida de valores y cosas que nosotros hemos construido a través de tantos años y están como un poco quizás no perdidas, pero un poco desvaída. Creo que sí, que hay tiempo de recuperar eso. Para nadie es sorpresa ni nuevo que en Cuba la instrucción es alta, la educación en mi país siempre ha tenido un primer lugar, y creo que la salida esta de la película "Conducta" ha hecho que muchas personas que están vinculadas con el Ministerio de Educación se alerten ante esas situaciones. Tengo muchas esperanzas y creo en el ser humano.

- ¿Cómo fue la experiencia de rodar con niños y niños no actores?

La experiencia fue maravillosa, porque se creó un equipo de trabajo, muy bueno en cuanto a las relaciones. Enseguida establecimos relaciones muy cercanas. A los niños se les planteó desde el primer momento que todo era un juego, pero por supuesto un juego hecho con responsabilidad, pero ellos estaban como divirtiéndose. Esos niños conocían el entorno, inclusive la mayoría vivía en el entorno muy cerca de las locaciones de la película. Estaban como peces en el agua. Aparte, la dirección de Daranas,  la dirección de la "coach" que trabajó con ellos más directamente, fueron muy acertadas y supieron sacarle a esos niños verdaderamente todo lo que ellos tenían internamente y explotarlo para la película. Yo soy profesional, pero casi todos los actores que trabajamos que no son niños si son profesionales, y con ellos también se creó un equipo divino. Ensayamos con los muchachos, desde el primer momento estuvimos muy cercanos a ellos para que se sintieran cómodos para trabajar.

- ¿La película se ha estrenado en varios festivales. Su trabajo ha sido reconocido de nuevo este pasado fin de semana... Cree que esta película para usted personalmente es la más importante de su carrera?

Yo creo que sí que ya lo está siendo. A todos los festivales que la película ha ido hasta ahora, y en los cuales yo he participado, ha funcionado muy bien. Hay que darse cuenta que la educación es un tema universal. Es el basamento de una nación y si la gente que estamos ahora, si las generaciones estas, no nos ocupamos de la enseñanza, ¿qué podemos esperar para el futuro? Eso a todos nos duele. Cualquier país hasta al más lejano le duele, y es bueno para ello. Fui al festival de Chicago, que era algo nuevo para mí y fue un fenómeno cuando se puso la película, porque todo el mundo se interesó, provocaba debates maravillosos... Ha sido todo muy bueno, para mí en especial. Como actriz no esperaba a mi edad podía hacer un personaje como este. He hecho buenos personajes en películas, en televisión, teatro... pero nunca espere que a estas alturas pudiera trabajar en una película así, y si ya me está resultando muy buena, sobre todo en la aceptación del público. Donde quiera que voy la gente se queda encantada con la película.

- ¿Qué más le gustaría hacer ahora, cuál sería su siguiente sueño profesional?

Mi sueño profesional siempre ha sido hacer cosas buenas, no tengo nada en específico que desee, no tengo un personaje, pero sí me interesan los roles que dicen cosas, que tienen algo que decir interesante, que hagan reflexionar a la gente, que los mueva, que sea un personaje bueno y un guión bueno, algo que no siempre ocurre, siempre no nos toca, pero bueno.

- ¿En concreto en lo que se refiere al cine cubano, cree que este papel le puede abrir las puertas para hacer más películas?
Mira no sé. Yo en el cine cubano ya tengo unas cuantas películas, soy conocida, no sé qué me deparara el destino en el cine cubano. A lo mejor si, o la mejor no, bueno... Lo que venga bienvenido sea siempre que me parezca bueno hacerlo y me de placer.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios