Wang Xiaoshuai con su actriz Gao Yuanyuan

Cannes: Minimalismo para saborear con calma el peso de los sentimientos

17-V-05

Historias pausadas de emoción y escasa acción. Este ha sido el denominador común de este martes en la competición de Cannes, con la presencia de reconocidos "autores": el norteamericano Jim Jarmush, referencia del cine independiente que sin embargo ha contado con estrellas de la talla de Bill Murray, Sharon Stone o Jessica Lange para "Broken flowers"; los belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne, con el drama juvenil "L'enfant", y el chino Wang Xiaoshuai, que como los anteriores desde una historia familiar es capaz de elaborar toda una moraleja social en "Shanghai dreams". Todos ellos tuvieron experiencias previas en Cannes.

Comedia entrañable, con un Murray en un registro que nos remite inevitablemente a "Lost in translation", "Broken flowers" representa una brisa fresca en una selección como de costumbre frecuentemente dura y sombría, llena de problemáticas. Jarmush reconoce su minimalismo, pero al menos en esta ocasión el público disfruta del espectáculo a pesar de la escasez de acción e incluso de diálogos. El reparto impresiona: Bill Murray, Sharon Stone, Jessica Lange, Tilda Swinton y Julie Delpy, todas ellas antiguas amantes del veterano conquistador.

Solterón empedernido y ahora cincuentón, Don Johnston (Bill Murray), acaba de ser abandonado por su última novia, Sherry. Es entonces cuando resignado a pasar otra temporada solo, recibe una carta de una supuesta ex amante que sin identificarse le comunica que tuvo con ella un hijo hoy de 19 años, que podría estar buscándole. Lleno de curiosidad y espoleado por su amigo Winston, detective amateur, el veterano Don Juan va a visitar sin avisar a cuatro de sus antiguos amores, en busca de un pasado que hoy por hoy no le trae tantas alegrías.

"Muchos críticos -explicaba Jarmush en rueda de prensa- coinciden en decir que no le concedo demasiada importancia a la trama en mis películas. "Broken flowers" va en ese sentido. Es una historia simple que se concentra en los personajes más que en un guión. Así, no creo que se le pueda poner facilmente la etiqueta de un género determinado. En cualquier caso creo que es fiel a mi estilo: regodearse en los detalles y los matices en lugar de concentrarse en la acción".

Luc y Jean-Pierre Dardenne, ganadores de la Palma de Oro hace seis años con "Rosetta", trajeron no una comedia, sino un drama más bien duro, aunque el tono sea el general en esta jornada en la que el festival cruza su ecuador: cierto minimalismo cotidiano. Lo hermanos belgas narran la historia de una pareja muy joven: él, Bruno (Jérémie Rénier), con apenas 20 años, vive de pequeños robos con su banda de muchachos. Ella, Sonia (Déborah François), recibe, con 18, recibe una ayuda social. Ambos comparten la paternidad de un bebé que no parece existir al principio para su padre, quizás incapaz de asumir esa responsabilidad.

"No hemos intentado copiar la realidad -ha dicho Luc Dardenne-. El abandono de niños, por ejemplo, es una práctica de toda la vida. La venta "salvaje" puede quizás ser más reciente. Pero lo que nos interesaba en la película era ver si Bruno sería o no capaz de crear unos lazos con ese niño. Al principio, ni lo ve, literalmente. La pregunta que nos hacíamos era pues: ¿El amor que sentía por Sonia, que era enorme, sería suficiente para hacerle tener conciencia de la presencia de ese bebé?".

En los años 60, por presiones o directamente órdenes de las autoridades, numerosas familias chinas se vieron obligadas a abandonar las ciudades con destino a zonas rurales, supuestamente para apoyar el desarrollo económico de esas zonas pobres y formar un tercer frente de resistencia a una posible invasión rusa. La protagonista de "Shanghai dreams" tiene 19 años y es descendiente de una de esas familias que se asentaron en la provincia de Guizhou. Vive con sus padres y hermano. Aunque ella tiene allí amigos y hasta un novio, su padre está convencido de que su futuro será más facil yendo a Shanghai, lo cual conduce al enfrentamiento entre ambos.

"Shanghai dreams" es un film que confirma que las autoridades chinas poco a poco relajan su censura, aunque sea habitualmente respecto del pasado mucho más que del presente. Wang Xiaoshuai, uno de los cineastas con más sentido crítico y experiencias poco afortunadas respecto de la actitud gubernamental (en 1996 no le dejaron salir del país para presentar aquí en Cannes "So close to paradise", que además sufrió cortes en su estreno comercial chino), reflexiona en este nuevo trabajo sobre el autoritarismo y sus manipulaciones, esa alienación que puede trascender de lo social a lo personal, afectando a un padre que fue víctima él mismo de arbitrariedades y ahora sufre accesos de ira al comprobar los deseos de su hija de tener ideas y comportamientos independientes.

No estamos, desde luego ante un film al alcance de cualquier público, por su ritmo pausado sólo roto por esas acaloradas discusiones, pero sí de lo que uno puede esperar en la selección de Cannes, un cine profundo y que invita a la reflexión, aunque uno pueda plantearse si esto mismo no podría contarse con un poco más de ritmo y no en dos horas que a ratos se hacen más bien pesadas.

Xiaoshuai ha contado detalles este martes sobre el proceso creativo de su cinta y la reacción oficial: "La Oficina del Cine se reunió para discutir sobre el proyecto. Tras un debate, aceptaron autorizar el rodaje. Algunos días después, recibí oficialmente la autorización para filmar, que enseguida colgué en la pared como si fuera un título honorífico. Hacía diez años que la historia me rondaba... Ocurre que con los cambios que se suceden en nuestra sociedad, en la industria del cine chino -en cuanto a autorizaciones-, mi guión fue aprobado relativamente pronto, y estoy muy agradecido".
© E.E. (Cannes)-NOTICINE.com/Fotos: Reuters-AP
Lauren Bush

Cannes: Cronenberg sorprende con "History of violence" y Von Trier se repite en "Manderlay"

16-V-05

Tras la guerra galáctica llegó la guerra autoral a la Croisette. Dos "niños bonitos" del circuito festivalero y de la crítica, el canadiense David Cronenberg y el danés Lars Von Trier, competían este lunes por la Palma de Oro, un premio que el segundo obtuvo no hace tanto con "Bailando en la oscuridad". Sin embargo, esta vez parece que ha sido Cronenberg el que se ha llevado el gato al agua, a tenor de los comentarios de la prensa especializada. Al menos, mientras Von Trier da más de lo mismo, al tratarse "Manderlay" de una secuela de "Dogville", protagonizada por el mismo personaje (aunque ya no interpretado por Nicole Kidman), "History of violence" sí representa algo novedoso en la carrera del oscuro e inquietante Cronenberg, por su sorprendente humor. Ambos coinciden en algo: estudiar el rostro menos "glamouroso" de la sociedad estadounidense, el primero el racismo y el segundo la violencia.

Con un reparto que encabezan Viggo Mortensen, María Bello, William Hurt (en su segundo film programado este año en Cannes) y Ed Harris, "History of violence" nos presenta la historia de un hombre que lleva una vida familiar de lo más integrada, hasta que salta del anonimato a la fama nacional gracias a su heroico comportamiento cuando unos criminales quieren robar su "dinner", y en defensa propia y de su clientela los mata. Sin embargo, esa notoriedad va a traerle problemas con un pasado en el que el hoy ciudadano modelo no lo era tanto.

Si La cinta representa un cambio sustancial en la morbosa negrura que habitualmente ha usado Cronenberg puede ser porque se trata en realidad de un "encargo". El canadiense escribió los guiones de sus emblemáticas "Naked lunch", "Crash" o "Videodrome", todas ellas visiones más bien enfermizas o alucinadas, no para estómagos muy delicados. En cambio, esta "History of violence" parte de un comic de John Wagner y Vince Locke, convertido en libreto por Josh Olson, que le fue ofrecido por los productores a Cronenberg en el 2003.

"Detrás del tema principal del robo que acaba en heroica defensa, hay cosas inquietantes. Es un "thriller" interesante porque tiene mucho de atípico. Admite diferentes lecturas, y la trama principal es sólo una de ellas", ha dicho el director de "La mosca", que ha querido escapar un poco de los comentarios victimistas de cierta prensa norteamericana que ve en los seleccionadores de Cannes un grupo de "antiamericanos" que cada año eligen films muy críticos sobre su sociedad, siempre relacionados con drogas, violencia y sexo desviado. Cronenberg, que durante la rueda de prensa y el previo "photo call" se ha dedicado a inmortalizar a sus actores y a los periodistas con una cámara de fotos profesional, cree que su película podría desarrollarse en cualquier parte.

No piensa lo mismo Lars Von Trier, que sí es abiertamente beligerante. Tras dibujar una imagen de la "América profunda" en su teatralizada parábola "Dogville", continúa su historia en un tono similar (ambientes oscuros, minima decoración, rodaje en estudio con los suelos dibujados, cámara en mano...), esta vez hablando del racismo y la esclavitud, que denuncia como vigente en los años 30, cuando transcurre su film. Nicole Kidman quedó exhausta tras la experiencia y ahora en esta secuela, "Manderlay", su personaje se lo ha atribuido el danés a Bryce Dallas Howard, la guapa hija del cineasta Ron Howard rebelada por "El bosque", sin preocuparle que sea bastante más joven que la "ex" de Tom Cruise.

Von Trier ha rechazado las críticas de los norteamericanos, alegando que él mismo es -sin quererlo- un ciudadano norteamericano más, "porque desde que nací al menos el 60 por ciento de lo que me rodea tiene su origen en EEUU, y sin embargo yo no puedo votar en ese país. Mi país está como muchos otros bajo la influencia norteamericana, una muy mala influencia. Por eso hago películas sobre ese país y me creo con pleno derecho a hacerlas. No me parece raro", y sin pelos en la lengua, añadía: "Bush es un gilipollas que está haciendo un montón de cosas absolutamente idiotas".

Crítica política aparte, "Manderlay", protagonizada también por el francés Isaach De Bankolé, Willem Dafoe, Danny Glover y Lauren Bacall, no aporta demasiadas novedades respecto de "Dogville", lo cual dejó un cierto sabor de "deja vu", por mucho que los incondicionales del director de "Los idiotas" o "Rompiendo las olas" la hayan apreciado a lo largo de sus más de dos horas de metraje.

Por cierto, las críticas de Von Trier contra Bush no parecen haber molestado a toda la familia. Muchos sonrieron al ver a una elegantísima Lauren Bush, modelo de profesión, hija del derechista gobernador de Florida y sobrina del presidente invasor de Irak, subiendo este lunes en la tarde las escaleras del Palais para ver precisamente "Manderlay".

Y terminamos con una mala noticia para el mexicano Guillermo Arriaga, guionista del film de Tommy Lee Jones "The three burials of Melquiades Estrada", que entrará en competición por la Palma de Oro el próximo día 20. La organización ha decidido eliminar este título de la paralela competencia por la Cámara de Oro, galardón a mejor opera prima, ya que ha constatado que Jones ya había dirigido antes... aunque para televisión, lo cual le invalida según las normas. Lo mismo ha pasado con otras dos supuestas primeras películas, cuyos directores también lo fueron en la pequeña pantalla. Una de ellas es "The king", ya exhibida en Un Certain Regard, cuyos protagonistas son los también mexicanos Gael García Bernal y Laura Elena Harring. Al menos la obra de Arriaga sí puede optar a las palmas, por estar en Sección Oficial.
© E.E. (Cannes)-NOTICINE.com/Fotos: Reuters-AP
Galacticos en la Croisette

Cannes: Esplendor mexicano frente al peso del poder galáctico

15-V-05

Salma Hayek, miembro del jurado de este festival de Cannes 2005 es una mujer de carácter, a la que poco le ha preocupado lo que digan o murmuren los demás. Por eso, ni corta ni perezosa, no dudó este domingo en unirse al equipo de la cinta mexicana "Batalla en el cielo", de Carlos Reygadas, única cinta latina presente (gracias a su coproducción francesa) en la competición del certamen. El escote de la veracruzana compitió con el de otra compatriota, Laura Elena Harring, protagonista al lado de Gael García Bernal de "The King", cinta norteamericana presentada en Un Certain Regard. Sin embargo, para todos, el enemigo imbatible fue George Lucas y su equipo del "Episodio III: La venganza de los sith", sobre quienes recayó la mayor atención del día.

La crítica ha apreciado en general -aunque hubo cierta polémica e incluso aislados pitidos- el nuevo trabajo de Reygadas, algo más accesible que su "Japón", presentado aquí hace tres años en la Quincena de los Realizadores. "Batalla en el cielo" es la historia del chófer de un general, que en connivencia con su mujer secuestra a un niño para pedir rescate, pero accidentalmente éste muere y presa del arrepentimiento acaba confesando su crimen a la hija de su patrón, una joven que se prostituye por placer. Entre ambos surge una extraña relación y la chica le aconseja que se entregue a la policía.

"Quería de nuevo hacer una película sobre el conflicto interno de un hombre, pero esta vez en una ciudad, en un contexto más social. Los lugares donde rodé pueden parecer muy "de postal", pero como decía Hitchcock, para filmar bien Holanda, hay que usar los clichés que todos tenemos: los molinos, los canales... Entonces, yo he filmado a México tal y como es. Hay por tanto algo muy mexicano en mi película, pero por otro lado, el contexto es muy universal y abierto".

Entre los detractores del film, se destacaba la crudeza visual, incluída una felación real que sin duda dará mucho que hablar en México cuando se estrene "Batalla en el cielo". "He tratado de mostrar la humanidad del sexo. Hay cosas que ocurren en ese momento, no basta con decir esas personas hicieron el amor. Se trata de ver cómo lo hicieron, qué sentimientos tienen entre ellos, cómo se comunican. Y durante ese tiempo se está contando la película. No es nada pornográfico, porque ese tipo de cine trata de excitar al espectador, y esa no era ni mi intención ni el resultado, pienso. En mi película hay mucho sexo, tanto como en la vida", comentaba el cineasta mexicano a los periodistas.

"Me gusta filmar los cuerpos de cerca, porque los cuerpos son objetivos. Es decir que hay un medio de conocimiento a través de ellos que es más verídico que el obtenido a través de la voz, de lo que decimos o de la manera como nos movemos, que son siempre una máscara. Yo encuentro bellos los cuerpos de mis personajes, aunque no sean modelos. A mi me gusta mucho la pintura de Rubens, por ejemplo, y ellos se parecen a un Rubens, o en cualquier caso a la mayoría de la gente de la calle, no a los que salen en los comerciales", añadía Reygadas.

Los protagonistas de la cinta son desconocidos. A Marcos (Marcos Hernández) lo eligió por conocerlo a través de su padre desde hace muchos años, y es realmente chófer en la vida real. En cuanto a Anapola Mushkadiz, que es Ana, la prostituta vocacional, fue seleccionada en un "casting". Financiada con apoyo de Francia y otros países europeos, "Batalla en el cielo" ya ha conseguido distribución en Gran Bretaña, Bélgica, Francia y Holanda.

En el extremo opuesto de la política interpretativa, hay dos conocidos rostros mexicanos en otra cinta exhibida este domingo, "The king", dentro de Un Certain Regard. Encontramos como protagonista de este film independiente norteamericano dirigido por el británico James Marsh a Gael García Bernal y a Laura Elena Harring, quien rivalizaba en vestido escotado con la mismísima Salma. El film cuenta la historia de un joven de 21 años que deja la marina norteamericana para ir al encuentro de su padre, al que nunca conoció, y que ahora es un predicador baptista en Texas. William Hurt interpreta a ese padre que en principio le repudia, un papel inicialmente atribuído a Sam Shepard.

Volviendo a la competencia oficial dominical, pasó con más pena que gloria la cinta italiana "Quando sei nato non puoi piu nasconderti", de Marco Tullio Giordana, una bien intencionada y politicamente correcta parábola sobre un niño de una familia rica que durante un crucero por el Mediterráneo cae accidentalmente al agua y es rescatado por un joven que viaja en un barco donde se hacinan emigrantes ilegales rumanos. Todo es privisible en esta cinta cuya selección sólo puede explicarse -una vez más- por el hecho de que cuenta con coproductores franceses.

Y para el final dejamos ese "Episodio III" que tanta tinta y bits está dejando estos días en la prensa de todo el mundo, nuestro NOTICINE.com incluído. De manera que no nos extenderemos demasiado. Sólo comentar que la acogida fue buena en general, que la mayoría de los comentaristas la consideran un digno cierre de la saga, y unanimente la mejor al menos de la segunda trilogía.

Por su parte, Lucas ha comentado aquí que la opinión de la crítica no le preocupa demasiado, ya que "no les gustó ninguno de los episodios, incluídos los primeros". El ya muy canoso director ha incluso hecho una lectura política de su historia galáctica."Como se trata de un prólogo a la primera trilogía, había que explicar como una república se convertía en dictadura, en imperio. El primer tratamiento de la historia lo escribí en los años de Nixon y la guerra del Vietnam. En ese momento, la democracia estaba en peligro por un dictador en potencia... También estudié la historia de Roma, su senado, el asesinato de César... Lo mismo que Francia que a pesar de acabar con la monarquía luego dio el poder a Napoleón o Alemania que hizo algo similar con Hitler. Las idas y venidas entre democracia y dictadura son temas recurrentes en la historia", ha dicho.
© E.E. (Cannes)-NOTICINE.com
Las estrellas del día

Desasosegante film de Hanneke coincide en la competición de Cannes con la mafia china

14-V-05

Tras un trabajo más bien decepcionante, "Le temps du loup", el cineasta austríaco afincado en Francia Michael Haneke regresa a Cannes, donde presentó hasta siete títulos en el pasado, por la puerta grande, con un film -"Caché" (Oculto)- que ha inquietado a la audiencia, desconcertado incluso, al incluir un final demasiado abierto, que deja interrogantes sin resolver. Por contra, es bastante previsible la segunda cinta en competición este sábado, "Election", una historia sobre lucha por el poder en el seno de una tríada de Hong Kong, dirigida por Johnnie To. Sin embargo, la jornada no ha tenido nostalgia hollywoodiense, ya que por dos films fuera de concurso comparecieron Val Kilmer, Robert Downey Jr. y Ed Norton.

Georges (Daniel Auteuil), comentarista literario en televisión, empieza a recibir misteriosos vídeos grabados en la calle, cuyos protagonistas son él, su mujer (Juliette Binoche) y su familia, y luego inquietantes dibujos dificiles de interpretar. No hay rastro del remitente, ni amenazas directas. Sin embargo, el contenido de los vídeos es cada vez más personal, indicando que su autor le conoce bien, y el periodista recurre a la policía, que se muestra incapaz de ayudarle al no mediar ninguna petición o chantaje.

"Caché", con un tono inquietante hasta el desasosiego del espectador, cuenta con excelentes interpretaciones de Auteuil y Binoche. La crítica local no ha dudado en inaugurar con ella la lista de las candidatas a la Palma de Plata a mejor actriz.

Hanecke afirma que ha querido hacer un film sobre el complejo de culpa, que en este caso puede no ser un tema individual, sino el de un sector de la sociedad que le ha acogido profesionalmente, el que tuvo que ver con el colonialismo galo en Argelia. "Se trata de una película personal sobre la culpabilidad, cómo se maneja el problema de la propia culpabilidad", ha dicho el cineasta austríaco.

Las preguntas que se hace el público ante el misterio expuesto por Haneke sólo quedan parcialmente resueltas en el desenlace. Quizás éste sea el principal argumento en contra de "Caché". Su director, sin embargo, asegura que se trata de una decisión consciente: "Son los espectadores los que deben decidir la forma de verla. No soy un maestro de escuela y no tengo lecciones que dar. Sólo puedo quizás plantear preguntas de forma más o menos interesante".

Menos complicado lo pone Johnnie To, al que algunos han acusado de traer un cine "demasiado comercial" para un evento que presume de acaparar trabajos "de autor". Poco conocido fuera, el director hongkonés tuvo un film anterior aquí fuera de concurso, "Breaking news", que no contó con una demasiado amplia distribución internacional.

Con impecable factura, "Election" nos introduce en la más antigua de las célebres familias mafiosas chinas, las tríadas. Se trata de la Wo Shing Society, de Hong Kong, que como cada dos años, se prepara para elegir un nuevo jefe supremo. Dos son esta vez los candidatos, Lok, que cuenta con el respeto de los más ancianos de la familia, aparece como favorito, pero tiene enfrente a un "renovador", Big D, que no le hace ascos a utilizar cualquier medio con tal de obtener sus objetivos. La lucha se vuelve abierta cuando el antiguo símbolo del poder en la Wo Shing, el bastón con cabeza de dragón, desaparece.

Fuera de concurso, Val Kilmer y Robert Downey Jr. vinieron para presentar "Kiss kiss, bang bang", una comedia policíaca con la que debuta como realizador el guionista Shane Black. El "rehabilitado" Downey Jr. interpreta a un ladrón que en su huida se cuela accidentamente en un "casting" para un "thriller" de Hollywood, y cuando es seleccionado, le imponen como "coach" a un detective real (Kilmer). Ambos junto a una actriz en ciernes (Michelle Monaghan) se ven implicados en un crimen de verdad.

Finalmente, otro famoso rostro norteamericano, el de Edward Norton, se ha paseado también por la Croisette. Su cinta, en Un Certain Regard, se llama "Down in the valley", y ha sido dirigida por David Jacobson. En ella, el "ex" de Salma Hayek es un tipo poco recomendable del que se enamora una jovencita, con el consiguiente disgusto del padre de ella, que se opone a que se sigan viendo. Entonces, la reacción del novio se hace incontrolable y peligrosa.
© E.E. (Cannes)-NOTICINE.com
Sarah Hoch

Perú, país invitado en el Festival de Huesca, en cuyo jurado estará Diana Bracho

13-V-05

Un año más, el cine y los profesionales latinos tendrán una presencia importante en el Festival de Cine de Huesca (España), cuyas secciones competitivas están reservadas al cortometraje. Perú será el país invitado de esta 33 edición, que se celebrará del 9 al 18 de junio. Dentro de la sección Panorama y en tres sesiones, se ofrecerá una selección de cortometrajes del país andino realizados a lo largo de los últimos quince años.

También durante los diez días del certamen tendrá lugar la exposición Cine desde Perú, recorrido de aquella cinematografía a través de una selección de fotografías y carteles de películas.

La presentación del libro Breve encuentro. Una mirada al cortometraje peruano, del crítico de cine Ricardo Bedoya, que cuenta con el patrocinio de la Agencia Española de Cooperación Internacional, la Filmoteca PUCE de Perú, el Centro Cultural de España en Perú y el Festival Alcances de Cádiz, completa el listado de actividades que este año centran la atención del certamen oscense en aquella nación.

En el jurado oficial del apartado internacional estarán la actriz mexicana -y presidenta de la Academia del Cine de este país- Diana Bracho, junto a la escritora española Soledad Puértolas, la directora del Programa para Artes Audiovisuales de la Fundación Rockefeller en N.Y., Tania Blanich, el actor francés Stéphane Rideau y el crítico de La Republicca y escritor italiano Renzo Fegatelli.

El Jurado del Certamen Iberoamericano contará con el periodista y escritor aragonés Francisco Javier Millán, el crítico uruguayo-mexicano Nelson Carro; la estadounidense María Christina Villaseñor, conservadora adjunta de cine y audiovisuales del Museo Solomon R. Guggenheim; la directora del Festival Expresión en Corto de Guanajuato, México, Sarah Hoch, y el cineasta cubano Fernando Timossi.
© Redacción-NOTICINE.com